PERRO

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha llegado a un acuerdo con Amazon para que ésta se instale en la Casa del Lector que la fundación tiene en el Centro Cultural Matadero Madrid. Los habituales rasgadores de vestiduras ya han echado mano de sus harapos y, con gran rechinar de dientes, han proferido negras jaculatorias contra un pacto que para ellos es con el mismísimo diablo.

El diario digital El Confidencial publica hoy una noticia –de la que me he enterado leyendo el blog Cambiando de tercio– en la cual se dice lo siguiente:

[…] Casa del Lector […] llega a un acuerdo con Amazon para que la empresa levante un espacio en el centro de Matadero de Madrid, llamado Zona Franca de lectura Kindle, en el que se permitirá el acceso gratuito a más de 100 dispositivos Kindle y Kindle Paperwhite.

Esta nueva iniciativa ofrece a los amantes de la lectura acceso fácil y gratuito a algunos de los títulos más populares disponibles en la Tienda Kindle española […].

Casa del Lector explica que el objetivo de la actividad es el “fomento de la lectura gratuita Kindle” y “acercar la lectura digital a todos los públicos”. […]

Antes de empezar, sendos tirones de orejas a Amazon y a la Fundación: en ninguna de sus páginas Web he encontrado ni rastro de nota de prensa que hable del asunto. Teniendo en cuenta que no hay que ser un genio de la opinión publicada para saber que un acuerdo como el mencionado es un bombazo en el gallinero editorial, servidor de ustedes echa en falta una gestión más inteligente de la noticia. También es lamentable que, a estas alturas de la tragicomedia digital del libro en España, empresas como Amazon e instituciones como Casa del Lector sigan mandando notas de prensa a los medios olvidándose del resto del webcindario. Hasta aquí mi pataleta.

Ahora les comentaré, de la mano del mismo artículo de El Confidencial, cómo se ha puesto el personal libresco más inamovible con una rarísima pero comprensible excepción. Vayamos uno por uno:

Juan Manuel Cruz, presidente de CEGAL afirma, entre otras cosas:

No podemos lograr entender cómo Casa del Lector, la casa de Germán Sánchez Ruipérez, se sienta a negociar y a acordar con este tipo de empresas. Han errado por completo el tiro, porque es una traición. Ni Germán ni nadie del sector del libro podría comprender un acuerdo de estas características, por más que la idea sea el fomento de la lectura digital.

Ramón Alba, vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Editores de Madrid y dueño de Ediciones Polifemo, dice:

La noticia es, sin duda, de escasa importancia económica, pero de muy alto contenido simbólico. Por decirlo con un titular amarillista: Amazon ocupa la Casa del Lector […] Como sucede en otras muchas áreas de la realidad política y social, quienes ocupan cargos de responsabilidad o tienen que tomar decisiones parecen a cada momento alejarse de la realidad con botas de siete leguas, ignorando las repercusiones simbólicas de sus actos. No es un crimen, pero sí un terrible error.

Ramiro Domínguez, coordinador de la comisión de pequeños editores de la Asociación de Editores de Madrid opina:

Es increíble. Me parece muy preocupante porque es tomar una posición muy clara por parte de Amazon. La fórmula para avanzar en el cambio digital no es aliarse con el monopolio […] Casa del Lector es la casa de todos los lectores, no de Kindle de Amazon.

Antonio María Ávila, director de la FGEE, ha salido de su órbita habitual para decir que no entiende tanto cabreo:

Si Casa del Lector actúa dentro de los márgenes legales, ¿por qué no lo van a hacer? […] Si todos y muchos [sic] contratan con Amazon de manera habitual lo hacen, por qué no lo va a hacer Casa del Lector. Me llama la atención que se escandalicen los libreros. Seguro que sólo es un sistema de préstamo bibliotecario.

Poca cosa puede decirse del bonito retrato que componen las opiniones de Cruz, Alba y Domínguez. La Casa del Lector, en una decisión que comprendo perfectamente, ha decidido que una buena forma de contribuir al avance de la lectura es acercar el libro digital a los ciudadanos. Para hacerlo sólo tenía dos candidatos: Casa del Libro y Amazon, imbatible con su Kindle. Su experiencia de compra y lectura es, sencillamente, la mejor. Eso es lo más importante si queremos ponerle las cosas fáciles a los usuarios. Por eso la Casa del Lector ha hecho lo que ha hecho. ¿Que han considerado aspectos económicos? No lo dudo. Es lícito.

Quien hable de traición por parte de Casa del Lector se equivoca. Amazon es una empresa que opera legalmente en España, con un producto que cubre las necesidades de lectura digital, con una abundante oferta de títulos cuyas eventuales violaciones de la Ley del Libro y su precio fijo no son muy diferentes de las del resto de actores de la cadena de valor en papel.

El ataque de pragmatismo de Antonio María Ávila también aclara el papel de la FGEE en todo esto: Amazon sirve bien a las grandes editoriales españolas –o esas son las ilusiones que ellas se hacen- y todas las acciones que perjudiquen a las pymes no les preocupan en absoluto, sean librerías o pequeñas y medianas editoriales.

Lo más triste es que los que lloran tenían suficiente con copiar bien –en Casa del Libro siguen progresando en ese aspecto- y les hubiera bastado ponerse las pilas un poco antes para copar un mercado que, hasta hace dos o tres años, era absolutamente virgen. Casa del Lector ha elegido a Amazon porque, en cuanto a lectura digital comercial, no hay (casi) nadie más. Por muchos recelos que despierte Amazon, mientras siga siendo el líder en tantos aspectos, deberemos aceptar que ocupe cada vez más espacios. Y conste que a mí no me gusta.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

9 Comments

  1. Estimado Bernat:

    En primer lugar, gracias una vez más por otro interesante post, pero permíteme que te diga, con todos mis respetos, que, aun señalado algunos temas importantes que se derivan de esta noticia, así como las reacciones que ésta ha suscitado, creo que con vuestros análisis y declaraciones ninguno habéis acertado con lo que verdaderamente importa.

    En el año 2002 la Fundación Germán Sánchez Ruipérez firmó un convenio con el Ayuntamiento de Madrid, en el que se le cedían, por cincuenta años, las antiguas naves de degüello de ganado vacuno (naves 13 y 14), la antigua cochera (nave 17 b) y parte de los colgaderos (nave 17 c) para la creación de este espacio cultural. Lo relevante, a mi juicio, el hilo del que habría que tirar, es conocer hasta qué punto la Fundación ha respetado los términos del convenio con el Ayto., que, entre otros asuntos, no permite que tengan “inquilinos” ni actividades programadas por parte de terceros, sobre todo si pagan. Incluso si alquilan un espacio para un acto puntual tienen la obligación de pedir permiso… Cuesta creer que se lo hayan cedido gratis a Amazon, desde luego, y si hay dinero de por medio, es decir, si Amazon paga algo de alguna manera a la FGSR, el trato podría estar en directo conflicto con los términos de la concesión municipal del espacio (que es gratuita).

    Un saludo

    1. Interesante apreciación. En todo caso, si la cesión del espacio no estuviera sujeta a derecho, no lo estaría para nadie. En caso de ceder el espacio a Casa del Libro, a alguna cadena de librerías más o menos independiente, a CEGAL, o la FGEE el acto sería igualmente ilícito. Lo que se ha discutido no es el derecho de la FGSR a ceder el espacio, lo que se discute es que cederlo a Amazon sea una traición a no sé qué esencias librescas.

      Ignoro cuál ha sido el acuerdo, aunque tratándose de un espacio de titularidad pública sí sería interesante concerlo hasta en sus más detallados términos. Si resulta que es ilegal, lo que debería hacer el propio Ayuntamiento es denunciar el caso (o bien, antes de llegar al juzgado, intentar una salida en los despachos). Si el Ayuntamiento no lo hiciera podrían hacerlo otras instituciones del libro. Sería chocante que CEGAL denunciara a Amazon por su presunta vulneración de la Ley del Libro y no denunciara a la FGSR por ceder ilegalmente un espacio público.

      No descartaría que lo hubieran cedido gratuitamente o que, al menos, la contraprestación no fuera en metálico. El simple servicio que Amazon brindará es ya un valor añadido. Otra cosa es que me parezca un servicio envenenado, pero esa ya es otra cuestión.

      En cualquier caso, lo que comentas sí abre algunos interesantes temas de debate. Una pregunta: ¿sabes si el acuerdo entre FGSR y el Ayuntamiento está publicado?

      Gracias por aportar algo más a este caso!

  2. Matizar que Amazon es una empresa legal en España, que práctica dumping fiscal. Domiciliada en Luxemburgo, liquida un Iva del 3 %, y por tanto de cualquier libro vendido a pvp oficial obtiene un 18% más de ingresos que cualquier otra tienda o punto de venta.
    Si apostamos por la competencia, debemos apostar también por posibilitar condiciones de mercado equiparables. Y valorar que empresas pagan sus impuestos en España y cuales no.
    Y quizás perdir a la UE una cierta coherencia en sus planteamientos.

    1. Es cierto Enric, Amazon no se distingue por su ética, pero en ese sentido creo que muchas empresas españolas del libro tampoco pueden ir lanzando piedras. No es que el mal de muchos me consuele -en absoluto- pero en un contexto en el que cada cual aprovecha sus ventajas, a la edición española le falta previsión, imaginación y capacidad de asumir riesgos (pero desde luego no es el caso de edi.cat y las editoriales asociadas, que lo tuvieran bastante claro ya desde el principio), así como excesiva dependencia de las prácticas de lobby que tan bien les han funcionado en el pasado.

      Tienes toda la razón con la legislación de la UE, que permite paraísos fiscales asombrosos dentro de sus fronteras. Una cosa es que cada país module sus impuestos en función de sus circunstancias, y otra muy distinta es que haya diferencias abismales que distorsionen la competencia. Pero también es cierto que eso puede hacerlo todo el mundo (una vez más, no es consuelo ni es excusa).

      Las desventajas fiscales y los comportamientos poco éticos no se contrarrestan -al menos no hoy en día- buscando la protección de la administración, sino con imaginación. Las furibundas reacciones ante las acciones de Amazon no demuestran tenerla.

      Gracias una vez más por tus palabras!

  3. […] – La Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha llegado a un acuerdo con Amazon para que ésta se instale en la Casa del Lector que la fundación tiene en el Centro Cultural Matadero Madrid. Los habituales…  […]

  4. Buenas noches Bernat, competir con Amazon es una quimera, creo que tenemos mucho que aprender de su modelo de negocio, y entiendo que eso molesta. El pago de impuestos fuera de nuestras fronteras es lo de menos, el mundo es ancho y largo, estamos en UE. Por otra parte me gustaría recalcar que cuando aterrizó Amazon en estas tierras permanecíamos en un oasis incipiente de dispositivos y pequeñas plataformas nacionales. Amazon nos ha enseñado a vender e-books en fechas señaladas del año, su hardware es el mejor junto con su tecnología, geniales en logística, yo creo que “nos ha puesto las pilas” a todos, por otra parte considero que tampoco han sido los precursores del e-book in Spain tal como comentó la señora Koro Castellano en una entrevista que no quiero recordar.
    Con todo esto lo que pretendo trasladar a todos es la bienvenida y llegada de Amazon por estos lares, porque Amazon nos enriquecerá, aprenderemos y seremos mejores, mucho más productivos, seremos espaciales en imaginación para crear nuevas campañas (San Jordi) y precios mucho más competitivos, por ejemplo los 8 euros para un e-book.
    Recuerdo en algún seminario que asistí por el 2007: ¡Cuando llegue Amazon a España!

  5. […] Más o menos coincide con mi opinión, pero me gustaría aclarar que siempre es interesante pasarse por Scripta Verba, se coincida o no con su […]

  6. […] Más o menos coincide con mi opinión, pero me gustaría aclarar que siempre es interesante pasarse por Scripta Verba, se coincida o no con su autor. Related […]

  7. Sería interesante que conozcan una biblioteca sin igual, que lleva casi una década construyéndose y es totalmente gratuita; sin propaganda, sin intenciones comercializadoras ni ánimo de lucro, y que tiene aproximadamente 50.000 títulos, con múltiples diccionarios, voces, versiones a diferentes idiomas, etc., etc., y una novedosa herramienta en construcción (siempre) llamada la Maquina de Leer; les sorprenderá: http://www.ellibrototal.com
    No es propaganda, simplemente justicia sobre un proyecto al que no se le ha dado el lugar que merece en el concierto del libro digital, que nace antes de todos los mencionados.

Comments are closed.