ATRACO A LAS 3

El pasado 23 de junio de 2014 la Entidad Pública Empresarial Red.es publicó la licitación para la “Adquisición de ereaders para bibliotecas y otros centros culturales de Extremadura” mediante procedimiento abierto y número de expediente 092/14-SV. Tras leer el montón de papel que rige cosa tan sencilla no me cabe duda que estamos ante un clamoroso pasteleo.

Qué se compra y cuánto cuesta

Este concurso público se resume en unos pocos parámetros: Red.es pretende destinar 519.421,49 € para la compra de entre 700 y 2.095 e-readers con un plazo de ejecución de doce meses y con una garantía de 5 años.

La horquilla establecida en el apartado 2.3 del Pliego de Condiciones Particulares permite a Red.es elegir la cantidad final de dispositivos que se quedará el ente con destino a las bibliotecas extremeñas. Es por esa razón que la cantidad de dinero mencionada se transforma en un tope de 247,93 € por e-reader (519.421,49 / 2.095) tal como establece el capítulo número 5 del mencionado pliego:

El valor estimado del presente procedimiento asciende a QUINIENTOS DIECINUEVE MIL CUATROCIENTOS VEINTIUN EUROS CON CUARENTA Y NUEVE CÉNTIMOS (519.421,49 €) Impuestos Indirectos Aplicables excluidos.

El importe de la oferta no podrá exceder de la cantidad de DOSCIENTOS CUARENTA Y SIETE EUROS CON NOVENTA Y TRES CÉNTIMOS (247,93 €) (impuestos indirectos aplicables excluidos).

Es decir, aunque la cantidad presupuestada para el concurso es ese medio millón de euros, en función del número de unidades que se quede Red.es, la cantidad final desembolsada podría ser muy inferior. Si se quedara sólo con 700 unidades el coste para el erario público sería de 173.551 € (700 x 247,93). ¿Verdad que parece un planteamiento orientado al ahorro de dinero público? Pues no, estos y otros muchos detalles convierten este concurso en un ejemplo de cómo no deben hacerse las cosas.

Un planteamiento tan torpe como sospechoso

La primera de muchas dudas aparece al ver la mencionada horquilla de entre 700 y 2.095 unidades. A uno le gustaría pensar que el equipo de técnicos que elaboró las condiciones del concurso se basó en la realidad territorial extremeña que viene definida por el número de usuarios de sus 211 bibliotecas y sus 240 centros de lectura. Esos 451 establecimientos públicos repartidos por Extremadura deberían dar una cifra óptima de e-readers a partir de la cual construir un presupuesto. Pues no es así. Alguien, no sé si en Red.es o en la Red de Bibliotecas de Extremadura, ha decidido que lo óptimo era dejar en manos de una mesa de contratación decidir si es mejor que cada uno de esos centros disponga de una media de entre 1,55 y 4,64 e-readers. ¿Se imaginan decidir de esta manera la contratación de otros muchos bienes públicos? La cosa sería más o menos así: “tenemos X millones de euros para equipar el pueblo de Villabajo con entre uno y cinco dispensarios; presenten sus ofertas y ya decidiremos”. Poco serio. O muy hispánico.

Por si la ligereza en el establecimiento de ciertos parámetros no fuera suficiente, la documentación del concurso dice lo siguiente:

Los licitadores presentarán una única oferta sin alternativas ni variantes.

Esta simple línea impide que los licitadores adapten su oferta al número de e-readers que decida comprar Red.es. No es lo mismo vender 1 que 3; el triple de unidades permite ofrecer unos mayores descuentos pues el margen acumulado puede ser considerable. El articulado del Pliego de Condiciones Particulares lo impide, de manera que, aunque Red.es se quede con 2.095 unidades acabará pagando por ellas un precio unitario más cercano a si lo hiciera por 700 pues los licitadores se curarán en salud. Hubiera sido mucho mejor pedir un número concreto de unidades y confiar en que los competidores ofrecieran un precio óptimo.

Hasta aquí las torpezas del concurso. Veamos ahora lo más sospechoso: las especificaciones técnicas de los e-readers susceptibles de presentarse a la licitación contenidas en el capítulo 2 del Pliego de Prescripciones Técnicas. Las más relevantes son éstas (el Pliego siempre indica que se valorará mayores capacidades):

  • Memoria RAM: 256 MB
  • Capacidad de almacenamiento interno: 2 GB.
  • Capacidad de almacenamiento externo: 32 GB mediante tarjeta SD o similar.
  • Pantalla:
    • Tamaño mínimo de 9”.
    • Tamaño máximo de 10.1”.
    • Resolución mínima 1024×758
    • Tecnología E-ink
  • Formatos soportados: EPUB, PDF, TXT, HTML, RTF, JPG, PNG, BMP, MP3.
  • Batería: duración de al menos 6.500 pasos de páginas.
  • Wireless: cumplimiento de estándar 802.11 b/g/n.
  • Conectividad: mini o micro USB.
  • Audio: minijack 3.5mm audio.
  • Peso: menos de 600 gr.
  • Funcionalidades: posibilidad de anotar y subrayar en los libros de lectura para personalizarlos, o, alternativamente, se incluyan aplicaciones de notas o pinturas que se incluyan.

Aquellos que estén más familiarizados con los e-readers disponibles en el mercado habrán captado un par de detalles un poco raros. Para añadir algo de mosqueo al asunto, atención a lo que apostillan en el caso de la pantalla:

Se valorará tamaños superiores al mínimo (Criterio cuantificable), siempre que el valor se sitúe en el rango establecido anteriormente.

Qué curioso. Pueden participar e-readers con prestaciones mucho mejores en cualquier aspecto técnico EXCEPTO en el de la pantalla, para la cual se restringe la horquilla a algo más de una miserable pulgada.

El tamaño de pantalla requerido en el Pliego es inadecuado. Del mismo modo que los libros que encontramos en las bibliotecas son los mismos que los que podemos comprar en una librería, los e-readers disponibles en las bibliotecas deberían parecerse tanto como fuera posible a la mayoría de los disponibles en el mercado. Se supone que una de las funciones de la biblioteca es fomentar las alfabetizaciones múltiples y una de ellas es la alfabetización digital.

La mayoría de e-readers disponibles en el mercado se mueven en el rango de las 6 pulgadas aproximadamente; es el caso de Amazon, de Kobo, de Barnes&Noble, de BQ y del resto de fabricantes. Algunos pocos llegan a las 8 pulgadas. Otros, como el carísimo DPTS1 de Sony –el único que la marca japonesa salvó de la quema– alcanzan las 13,3 pulgadas, pero está destinado a empresas.

Se da el caso que los e-readers con más salida comercial son también los más baratos, con precios que pueden llegar a ser el 50% o hasta el 70% más bajos que lo presupuestado en el concurso de Red.es.

No tiene mucha lógica valorar que en los e-readers se pueda tomar nota mediante un stylus, pues dichas notas suelen ir unidas al dispositivo y/o al contenido. Si anoto un libro y luego debo devolver ese libro y el e-reader que lo contenía, pierdo las notas o, en caso de conservarlas, pierdo cualquier relación con el contenido. No parece muy buena idea.

Tampoco parece muy atinado prescindir de la retroiluminación que ya incluyen las pantallas de los principales fabricantes, una capacidad que mejora mucho la experiencia de lectura. Estoy seguro que a los bibliotecarios les preocupa ese aspecto.

Cuando uno se encuentra con estas cosas rasca un poco y se da cuenta que sólo uno de los modelos disponibles en el mercado entra en el estrecho rango de las especificaciones del Pliego de Prescripciones Técnicas. El afortunado es el BOOX M96 de Onyx que tiene este bonito aspecto:

BOOX M96– Fuente: Onyx International Inc. –

¡Es bonito hasta por detrás!

BOOX M96 3– Fuente: Onyx International Inc. –

Onyx International Inc. es una empresa china que fabrica y vende e-readers. Los vende directamente o bien lo hace mediante la colaboración con comercializadoras de otros países que a veces lo venden con su propia marca. Vean el aspecto que presenta el modelo que ofrece una de las mencionadas comercializadoras:

MAGNO1– Fuente: casadellibro.com –

¿Notan el aire de familia?

MAGNO2– Fuente: casadellibro.com –

Es el Tagus Magno de Casa del Libro, el mismo modelo de Onyx. Casa del Libro lo vende al precio de 299,90 €. No parece que hayan vendido muchos.

No terminan aquí las risas. Onyx vende el mismo modelo en su web europea al precio de 309 $, que al cambio a 30 de septiembre de 2014 son, aproximadamente, unos 244 €. Qué casualidad, sólo tres euros menos que el precio máximo del concurso de Red.es, nada que no pueda soportar la fluctuación habitual entre el dólar y el euro. ¡Ah! que nadie crea que la relación entre Onyx y Casa del Libro es una simple elucubración. El fabricante chino lo presenta como su partner en España.

Recapitulemos pero, sobre todo, recapacitemos:

  • Red.es, un organismo del Estado que se gasta dinero público, convoca un concurso para dotar a las bibliotecas extremeñas con un montón de e-readers.
  • En vez de fijar una cantidad óptima de dispositivos pide una horquilla incomprensible pero impide presentar diversas ofertas en función de la cantidad que finalmente se quede Red.es.
  • Mediante el Pliego de Prescripciones técnicas Red.es expulsa implícitamente del concurso a todos los e-readers menos a uno, el Onyx BOOX M96.
  • La única empresa que vende el Onyx en España es Casa del Libro / Tagus mediante la marca Tagus Magno, del que han vendido muy pocos.
  • El precio máximo que Red.es establece en la documentación del concurso es de 247,93 €, mientras que Casa del Libro vende su Tagus Magno a 299,90 € y Onyx vende su BOOX M96 en Europa a 244 € aproximadamente (309 $).
  • En comparación, los mejores modelos de 6 pulgadas de otros fabricantes cuestan 189 € (Kindle Paperwhite y Kobo Aura H2O), 119 $ (NOOK Glowlight), 129 € (BQ Cervantes) y los 119,90 € del Tagus Lux, otro Onyx tuneado por Casa del Libro.

En Red.es y en Casa del Libro nos toman por tontos

Hace poco ocurrió algo similar en la licitación de los viajes del Congreso de los Diputados. Una de las empresas concurrentes reclamó ante la mesa de contratación por considerar que el concurso incluía cláusulas que beneficiaban a Viajes El Corte Inglés. La mesa de contratación estimó la reclamación, eliminó las mencionadas cláusulas y continuó con el proceso.

Siendo un caso muy claro no era tan feo como el que aquí exponemos porque, aunque El Corte Inglés partía con cierta ventaja, los pliegos no estaban redactados de forma que fuera la única opción posible. Ignoro qué empresas se han presentado al concurso de Red.es, pero espero que alguna de ellas recurra ante la mesa de contratación que corresponda.

Está claro que alguien en Red.es y en Casa del Libro nos toma por tontos. Alguien con mucho poder de decisión cree que puede gastarse medio millón de euros manipulando un concurso público para que se lo lleve una empresa que necesita colocar desesperadamente unos equipos que sabe que no venderá mediante los canales comerciales habituales.

Creo que está todo dicho. Me gustaría que César Miralles Cabrera, Director General de la Entidad Pública Empresarial Red.es, nos diera a todos una explicación que disipara las fundadas sospechas de tongo y pasteleo; también serían de agradecer unas palabras de Félix Fernández de Gabriel, Director General de Casa del Libro, pero intuyo que sólo recibiremos el habitual silencio y ninguneo como respuesta. ¿Sabe algo de esto Jesús Badenes, Director General de la División Editorial de Librerías del Grupo Planeta, matriz de Casa del Libro? Conste, al menos, que esta vez nos hemos dado cuenta y que no, que no cuela.

Nota: todos los aludidos en este blog tienen derecho a réplica. También tienen derecho a rectificación si se demuestra que lo que se afirma es erróneo o inexacto. Pongo a su disposición este blog, ya sea mediante los comentarios o mediante el envío de aclaraciones a mi e-mail (1mes1iguala3@telefonica.net) para el ejercicio de los mencionados derechos.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

28 Comments

  1. Solo en Verba Volant me lo paso bien leyendo artículos de datos y cifras. Si la situación patria no fuera tan lamentable, hasta me podría reir (vale, confieso que un poco sí lo he hecho). Esto huele a llamada telefónica de las de “qué hay de lo mío”. Muy hispánico, en efecto. Y si nos ponemos a rascar un poco la superficie ¿de dónde sale el dinero que Red.es o la Red de Bibliotecas de Extremadura va a emplear para esta compra? Tu ja m’entens… Muy oportuno tu post, en el día que se hacen públicos los Sacros Presupuestos Generales del Estado. Rápido.. muy rápido 😉 Un saludo.

    1. Hola Alejandro,

      Mi intención no era hacerlo coincidir con la publicación de los presupuestos, simplemente se ha dado así. Lo que muestro es una grave irregularidad y seguro que no será ni la primera ni la última. Celebro que no te aburras con mis artículos de datos y cifras, si no los escribiera así yo también me aburriría, y eso que me gustan.

      Gracias por tu visita y tu comentario,

  2. AlejandroQ, no sé de dónde sale el dinero, eso depende de a quién escuches, pero lo seguro es que el dinero va a una empresa catalana. Si tú insinuas una cosa también se puede insinuar otra.

    Pido disculpas por el exabrupto, pero estoy cansado de que haya gente haga insinuaciones, sin venir a cuento, cómo si fueran los poseedores de la verdad y traten a los demás como si fueran la purria.

    1. Hola Fernando,

      He autorizado tu comentario pues apenas rebasa el mal gusto sin entrar en el terreno de la mala educación, aunque sea por poco. Personalmente no he entendido la alusión de Alejandro que tú sí has entendido. Yo creía que él aludía a orígenes corruptos, no territoriales. Supongo que estaba con la guardia baja o todavía seguía enchufado al tema del artículo.

      En cuanto al asunto que tratas: tu tono parece insinuar que eres tú el que estas en posesión de la verdad y no los otros; ojo, porque te puede hacer perder la razón, en el caso de que la tuvieras. Aquí no me voy a pronunciar, pero obviamente tengo mi propia opinión sobre estos temas.

      Gracias por tu visita,

    2. Por alusiones: lo que tienen los guiños, que cada uno los interpreta a su manera. Lo importante del mensaje no es tanto cómo se emite, sino cómo se recibe. Yo he visto algunas señales en el post según mi situación y punto de vista. Fernando, tú has visto otras. Sé lo que quise decir, pero cada uno va a entender lo que le dé la gana. Por eso me preocupa cada vez menos qué se piensa de lo que digo, versiones las habrá para todos los gustos. No me molesta ni siquiera que digas que trato a los demás como purria, en serio. Será tu opinión y la de muchos otros. Un saludo.

  3. […] El pasteleo en la compra pública de e-readers […]

  4. Uno, que participa en licitaciones públicas en el ámbito de su especialidad, e incluso a veces resulta adjudicatario, sabe de la influencia decisiva que una redacción adecuada del PPT (Pliego de Condiciones Técnicas) hace de un concurso, una adjudicación directa. Pero lo aquí descrito, supera con creces cualquier antecedente del que yo haya tenido conocimiento… espero y deseo una impugnación con luz y taquigrafos, para escarnio de quien corresponda. Saludos!

  5. […] no dejan de darme vergüenza ajena casos como la denuncia que hoy podemos leer en el sitio web Verba Volant y que está muy relacionado con el mundo de la lectura […]

  6. Supongo que este análisis se hará llegar a la Policía nacional, ¿verdad? Esto no se puede quedar en un ejercicio de análisis bastante brillante, por cierto. Hay que investigarlo hasta sus últimas consecuencias. Blanco y en botella.

  7. En el enlace que hay al principio se pueden ver los resultados del concurso.
    http://perfilcontratante.red.es/perfilcontratante/busqueda/DetalleLicitacionesDefault.action?idLicitacion=554&visualizar=0

    Casa del Libro no ha ganado el concurso. ¡Ni siquiera ha participado en él!

    Como investigación es un poco rara…

  8. […] pasado 30 de septiembre publiqué un artículo acerca del concurso publico que Red.es puso en marcha para surtir de e-readers a las bibliotecas de […]

  9. […] Las Red.es del pasteleo en la compra pública de e-readers. Por Bernat Ruiz. […]

  10. […] Las Red.es del pasteleo en la compra pública de e-readers. Por Bernat Ruiz. […]

  11. […] Las Red.es del pasteleo en la compra pública de e-readers. Por Bernat Ruiz. […]

  12. […] Las Red.es del pasteleo en la compra pública de e-readers. Por Bernat Ruiz. […]

  13. Enhorabuena por el análisis.

    Lamentablemente, esto que comentas es más frecuente de lo que parece.
    En mi empresa nos presentamos frecuentemente a licitaciones relacionadas con el mundo TIC en Extremadura y hemos visto de todo.
    Casi todos los concursos públicos son así. Hemos visto exigencias del tipo: número exacto de empleados con una combinación de títulos y certificaciones concretas y experiencia en trabajos muy precisos (no necesariamente que tengan que ver con el objeto del concurso). Petición de características técnicas que en lugar de solicitarlas en su forma genérica, piden una marca comercial (qué por supuesto, solo una marca de la cual hay un único distribuidor cumple). Y lo más chocante, cláusulas que no tienen nada que ver con las funcionalidades del dispositivo, por ejemplo el color de la cara interna de una bandeja de papel en una impresora.

    En muchos de estos casos se puede reclamar y muchas veces te lo admiten y otras no. Pero desde un principio se sabe a quien se lo van a adjudicar, ya sea por esas condiciones que excluyen a todos menos a uno o ya sea porque se ve en el bar de al lado del ayuntamiento, organismo o empresa pública al jefe de compras o de informática celebrando la adjudicación junto al empresario en cuestión.

    En fin, espero que algún día esto cambien y podamos todas las empresas competir en igualdad de condiciones.

  14. […] lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la […]

  15. […] hay algunas que lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la adquisición de lectores de […]

  16. […] lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la […]

  17. […] lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la […]

  18. […] hay algunas que lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la adquisición de lectores de […]

  19. […] hay algunas que lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la adquisición de lectores de […]

  20. […] hay algunas que lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la adquisición de lectores de […]

  21. […] Scripta Verba en dos entradas: – Las Red.es del pasteleo en la compra pública de e-readers: http://scriptaverba.wordpress.com/2014/09/30/las-red-es-del-pasteleo-en-la-compra-publica-de-e-reade… – Más datos sobre la trama entre Red.es y los e-readers de Casa del Libro para las […]

  22. […] hay algunas que lo están haciendo con polémica. A finales de septiembre, Bernat Ruiz Domènech se hacía eco en su blog de una licitación que Red.es había publicado ese mismo verano para la adquisición de lectores […]

  23. […] mediante leyes, reglamentos y pliegos de condiciones podemos introducir sesgos y arbitrariedades –lo vimos hace poco– pero, una vez establecidas las reglas, el proceso se basa en elementos objetivos e incluso […]

Comments are closed.