LIBER-2

Queridos Reyes Magos: me llamo Javi y llevo casi un añito presidiendo la Federación de Gremios de Editores de España. Como he sido muy bueno y me he portado muy bien quiero que me traigáis muchas cosas. Lo primero que quiero es una nueva feria profesional para jugar con mis amiguitos, porque la que tengo se me ha quedado vieja, rota y no me gusta. Quiero que funcione sin pilas pero que lo haga todo solita, sin que yo tenga que hacer nada. No quiero que sea digital, me lio mucho con los numeritos y las lucecitas, aunque a algunos niños raritos les gusta mucho […].”

Este es un fragmento de la carta que Javier Cortés Soriano mandó a los Reyes Magos en vísperas de las pasadas Navidades. Hace unos días el señor Cortés mandó a la parentela editorial una carta donde explicaba cuál había sido el resultado de su navideña misiva; sus mágicas majestades son muy poco de fiar y nunca lo traen todo, de modo que más de uno se ha sentido asaz contrariado –por decirlo suavemente- con el nuevo LIBER. Como soy un descreído dispuesto a desvelar a la chiquillada libresca que los reyes son los padres, haré una lectura descarnada de las palabras de Cortés. Me saltaré la introducción y pasaré directamente a los puntos tratados. He aquí el primero (aquí puede leerse la carta completa):

LIBER tendrá lugar en las instalaciones del MADRID ARENA en la Casa de Campo de Madrid, un espacio más recogido, cercano y con muy buenas comunicaciones.

Es importante que una feria sea recogida, todos los que van a Frankfurt lo dicen año sí, año también: la feria mola, pero molaría más si fuera más recogida. Los alemanes, diligentes pero poco imaginativos, insisten en organizar una feria enorme y, claro, se les llena de gente haciendo negocios, un verdadero dislate, oiga. Hasta ahí la broma: en una escena propia de No me grites que no te veo, la FGEE ha decidido hacerle un favor al Ayuntamiento de Madrid usando una desacreditada instalación que nadie quiere. El consistorio le devuelve el favor a la FGEE cediéndolo a precio de saldo. Fin de las ventajas, porque lo que no se sostiene de ninguna de las maneras es aludir a la cercanía: a parte de la pintoresca proximidad a las putas, yonquis y otros distraídos de la Casa de Campo, el Madrid Arena está lejos del aeropuerto de Barajas, lejos de cualquier zona hotelera digna de tal nombre y lejos de la mayoría de medios de transporte de Madrid. Lejos, en suma, de todo aquello con lo que es recomendable contar si uno quiere organizar una feria internacional que se precie.

Estamos terminando de valorar la posibilidad de abrir LIBER al público ese fin de semana, desde el viernes por la tarde hasta el domingo al mediodía. En cuanto tengamos decisión al respecto os la comunicaremos.

La organización de una feria profesional no tiene nada que ver con la de una feria del libro abierta al público. Para empezar, ni los stands están preparados para poner a la venta una cantidad apreciable de libros ni su superficie suele ser suficiente para hacer frente al trasiego sostenido de dos días de ventas. Todos esos detalles tienen un coste y empieza a ser muy tarde, insensatamente tarde, como para estar dudando de si se abre o no la feria al público, porque la planificación comercial, la compra y configuración de los stands ya ha comenzado.

No habrá LIBER Digital sino CÓRNER DIGITAL donde todas las empresas podrán programar la presentación de sus productos en este soporte. Queremos que todos los editores en sus propios stands, hagan presentes sus ofertas digitales.

Qué forma tan refinada de retorcer lo que no es más que una renuncia. Si algo bueno tenía el LIBER de los últimos años era el LIBER DIGITAL, donde los proveedores de servicios digitales podían ofrecer sus productos y soluciones de forma comprensible y segregada. El invento propuesto me suena a Speakers’ Corner, sin duda muy baratito pero en ningún modo eficaz.

Tratar lo digital como un simple soporte pone de manifiesto que la FGEE vive en el siglo XX, demuestra que no están entendiendo que lo digital no es una simple versión del papel, del mismo modo que la imprenta de Gutemberg no era una simple solución para copiar libros más rápido. El libro digital se basa en un ecosistema tecnológico diferente y sus prestaciones van mucho más allá de un libro de papel con esteroides. A estas alturas tener que decir esto es… en fin, es cuestión de Weltanschauung, de la cosmovisión que uno tenga del libro. Dicha cosmovisión puede ser acertada o no, pero incluso cuando es equivocada es capaz de armar un corpus intelectual coherente y defendible. La FGEE hace tiempo que dejó de tener una cosmovisión del libro, si es que alguna vez la tuvo, y se limita a tapar agujeros y apagar incendios. O a encenderlos.

Queremos también concentrar las Jornadas Profesionales sobre los temas clave de nuestro sector apostando por ponentes significativos en el ámbito nacional e internacional.

¿Ah, pero, esto no se hacía ya? ¿Cuáles son los temas clave? ¿Qué es un ponente significativo? ¿Qué se entiende por nacional e internacional? ¿Quién va a coordinar todo esto? ¿Quién les va a seleccionar, proponer, invitar, seducir?

Vamos también a organizar dos grandes mesas redondas sobre la edición. Una de ámbito más internacional y otra más del ámbito iberoamericano con el fin de hacer de LIBER un lugar de reflexión y diálogo con proyección social.

¿El ámbito iberoamericano no es nuestro ámbito internacional por excelencia? ¿No se trata del primer y más importante mercado global al que hay que dirigirse, aquél en el que debemos concentrar la mayor parte de nuestros menguados recursos para impedir que otros la emprendan con una rediviva Doctrina Monroe? ¿Una mesa redonda –por muy grande y sesuda que sea- es lo mejor que podemos hacer para ejercer el liderazgo industrial para el que estamos capacitados? ¿Cuándo entenderemos que por muy bellos que sean nuestros discursos lo que se necesitan son acciones efectivas, eficaces y bien encaminadas?

Hasta ahora la gestión de LIBER recaía tanto en Ifema como en la Fira de Barcelona. Con el fin de revitalizar el proyecto hemos contratado los servicios de una empresa especializada en este tipo de eventos, Barcelona Meeting Point (www.bmpsa.com).

Este es el punto más controvertido de la carta de la FGEE y el que pone más de manifiesto que la gestión de LIBER ha tenido siempre los pies de barro. Barcelona Meeting Point no es una simple empresa de eventos, es la organizadora de un reputado salón internacional inmobiliario que lleva su mismo nombre, patrocinado por los periódicos La Vanguardia (Grupo Godó) y La Razón (Grupo Planeta). Lleva celebrándose desde 1997 y se ha diversificado internacionalmente, siempre dentro del ámbito de la inmobiliaria y la logística, además de algunos otros saloncitos de incierto futuro y mediocres resultados. Barcelona Meeting Point está relacionada con el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, una institución que, a su vez, también se dedica a la promoción de iniciativas inmobiliarias, urbanísticas, logísticas e industriales. Tanto el Consorcio como BMP tienen una nutrida participación política multicolor en sus Consejos Generales y de Administración. Para que nos hagamos una idea: el presidente del Consorcio es el alcalde de Barcelona, el convergente Xavier Trias, y el vicepresidente siempre lo nombra el Estado, en este caso se trata del dirigente del Partido Popular Jordi Cornet –presidente, a su vez, del comité ejecutivo del Consorcio y consejero de Barcelona Meeting Point. El presidente y consejero delegado de Barcelona Meeting Point es el ex político del PP Enrique Lacalle que, a su vez, forma parte, como “observador” –es decir, una silla de toma pan y moja-, del plenario y del comité ejecutivo del Consorcio y, desde hace tiempo, es consejero del Grupo Godó. Cierran el elenco varios concejales socialistas, verdes, republicanos, convergentes y populares del Ayuntamiento de Barcelona, así como representantes de UGT, CCOO y otras instituciones. No sé si nos vamos entendiendo…

Ahora que ya estamos todos presentados intentaremos entender la decisión de la FGEE. No sé por qué la FGEE encarga la gestión de LIBER a una empresa especializada en salones y eventos inmobiliarios, porque si algo no tiene BMP es experiencia en ferias y salones dedicados al libro o a la cultura. De hecho, tanto IFEMA como Fira de Barcelona tienen mucha más experiencia, como mínimo la que les da el haber organizado las ediciones anteriores de LIBER, por no mencionar otros salones que sí están relacionados con la cultura. Pero claro… si te llevas el invento fuera de IFEMA, a ver quién es el guapo que les pide que, ya si eso, lo monten igualmente. Por cierto, en IFEMA todavía no saben, al menos oficialmente, que ellos no van a organizar el próximo LIBER.

No sé cómo BMP va a revitalizar una feria de la que lo desconoce prácticamente todo en un momento especialmente delicado; si tomara su gestión en momento de calma chica y vacas gordas se podría entender –incluso aplaudir- el cambio, pero no ahora. La FGEE tampoco ha explicado en qué se diferenciará el nuevo LIBER ni qué ventajas concretas ofrece el nuevo gestor; es de suponer que una de las razones sea económica, pero tampoco dice nada al respecto. Tampoco presenta un plan a medio o largo plazo para reconducir LIBER, necesario si debemos creer que este es el inicio de una nueva etapa.

Junto a estas nuevas iniciativas seguimos apostando por la vertiente comercial de LIBER tan importante para nuestras editoriales.

¡Faltaría más! Gracias por no olvidarse de para qué montamos todo esto. Gracias por tener en cuenta algo obvio: LIBER es importante por su vertiente comercial. Para comer canapés, tomar copas y dedicarnos al cotilleo tenemos excusas mucho mejores, especialmente teniendo en cuenta que las majors del sector pasan olímpicamente del certamen. Siendo así: ¿estamos seguros que el viejo LIBER y el nuevo LIBER han servido, sirven y servirán a los medianos y pequeños editores? Manuel Gil lo tiene muy claro: no.

Basta con echar un vistazo a quién se sienta en la Junta Directiva de la FGEE para ver que la mayoría no debe tener ningún interés en apoyar a los pequeños y medianos editores. Las majors del sector tienen herramientas de internacionalización mucho más eficientes que una feria como LIBER, tanto es así que ni siquiera se molestan en ir. A partir de ahí el círculo vicioso está servido: LIBER pierde interés para sus potenciales compradores, a la vez las editoriales más o menos grandes pierden interés en LIBER porque ni es negocio ni el negocio se hace allí… y suma y sigue. Ninguna junta de la FGEE que se precie puede permitirse el descrédito de cerrar LIBER, pero si se limitan a administrar la miseria acabarán abocando al certamen a un fin oscuro e ignominioso.

Este cambio va acompañado también con un esfuerzo añadido de comunicación y un cambio de logo, que os adjunto, y una página web propia (www.salonliber.es). Como ves, se trata de algunos cambios que pretenden reforzar los valores actuales de LIBER y que buscan también situarlo más definidamente en el panorama de las ferias del libro en español.

Parece que lo cambien todo para que nada cambie. El cambio no añade nada, no aporta nada, no mejora nada. Simple cosmética. La cosa se cierra con el siguiente párrafo:

Todo cambio produce inquietud. Creemos que estas propuestas no ponen en peligro ninguno de los objetivos prioritarios de LIBER sino todo lo contrario. Por eso os pedimos desde la Junta apoyo, cada uno en nuestro nivel, para situar LIBER como una voz de la edición en español que se corresponda con la importancia económica de nuestro sector. En estos tiempos de dificultades y transformaciones tenemos que responder al reto de presentarnos a la sociedad como agentes culturales comprometidos e innovadores.

Todo cambio produce inquietud, pero hay cambios que, además, producen ilusión. No es este el caso. Las nebulosas propuestas contenidas en la vergonzosa carta de la FGEE no sólo ponen en peligro los objetivos prioritarios de LIBER, sino que abocan al certamen a una agonía que espero que sea breve, sólo así será posible que otros, desde otros foros, creen algo realmente constructivo. Su petición de cierre de filas tiene algo entre lo clerical y lo castrense, un insulto a la inteligencia para un sector con gente lo suficientemente ilustrada como para no entregarse a adhesiones joseantonianas. Lo de presentarse ante la sociedad como agentes culturales comprometidos e innovadores… ¿a qué especie de imbéciles creen que hablan?

Creo que debemos de dejar de sorprendernos por este tipo de despropósitos y empezar a montar una alternativa a tanta parálisis, tanto miedo y tanta incompetencia. La FGEE y sus cómplices necesarios ya no son el problema, pues quien crea en sus postulados quedará descolgado. Nos basta con dejar de creerles. Nos basta con inventarnos otras instituciones, otras herramientas, otros foros. Nos basta con crear algo que realmente sea útil. Si tenemos en cuenta el caos del que partimos, no puede ser tan difícil.

Bonus track: no se pierda El gran despropósito, el artículo que Manuel Gil ha escrito sobre el mismo tema. Le aseguro que es mejor que el que acaba de leer.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

4 Comments

  1. […] La FGEE, LIBER y su carta a los Reyes Magos | verba volant, scripta manent. […]

  2. Pero, ¿todavía no os habéis enterado de que los Reyes Magos de verdad eran de mentira?

Comments are closed.