REREAD-Todas mas imágenes de este artículo proceden de la página de Facebook de Re-Read– 

La librería tradicional está en crisis. La crisis también es oportunidad. Este es el primero de una serie de artículos en los que veremos libreros y librerías que saben releerse para reinventarse, para dar una vuelta más a una actividad tan antigua como sólida: la venta profesional de libros de papel y, en suma, la venta profesional de cultura.

Re-Read es una de las respuestas a la crisis de las libreras Laura Garriga y Mercedes Zendrera. La intención inicial de las propietarias de la librería Baïbars era trasladarse al centro de la ciudad para aumentar su clientela. Decidieron hacer algo radicalmente diferente. Se presentan como una librería low cost, la librería de viejo de siempre. Hasta ahí no parece nada nuevo y lo cierto es que no lo es. Pero lo han repensado todo.

El local de Re-Read no tiene nada de especial: 80 metros cuadrados, unos 5.000 libros, un mostrador diminuto, paredes blancas, iluminación sencilla y unas sobrias estanterías blancas que también son de segunda mano. A muchos barceloneses les resultarán familiares porque hasta octubre del año pasado formaban parte de la desaparecida librería Catalònia. Un detalle de justicia poética. Casi un guiño para los gastasuelas de las grandes librerías de la ciudad.

En Re-Read los libros no son viejos ni antiguos, son usados. Pueden ser de edición bastante reciente –unos pocos años- o contar décadas en sus amarillentas páginas. A tenor de lo que dicen en su página de Facebook la rotación es muy alta, pues en las últimas tres semanas han renovado el 64% de los títulos, unos 3.200 aproximadamente. Teniendo en cuenta la naturaleza del negocio y que acaban de empezar, no está nada mal.

El diablo está en los detalles

Re-Read no sería noticia si no fuera por los detalles, tratados y combinados con esmero. Han cuidado diversos aspectos importantes: la imagen de marca, el sistema de precios, las secciones en las que se divide la librería y la comunicación con sus clientes:

Imagen de marca: el primer aspecto importante de una marca es el nombre, en este caso Re-Read –releer, en inglés. Fácil de recordar, universal, descriptivo y breve. Se ha desarrollado una sobria imagen interior; las diferentes secciones se distinguen con libros ficticios las cubiertas de los cuales exhiben su identificación gráfica, como en los ejemplos que se muestran a continuación:

portfolio_ofertasportfolio_policiacaportfolio_novela_historicaportfolio_novela_clasicaportfolio_filosofia

Sistema de precios: un libro cuesta 3€, dos libros se venden a 5€ y cinco libros a 10€, sean cuales sean, sin importar título ni extensión. También suele haber ofertas de libros a 1€. El estado de los libros es entre satisfactorio y bueno y los precios son muy atractivos.

Secciones: la librería se divide en secciones temáticas como Teatro, Novela clásica, Policíaca y de acción, Novela histórica, Economía, Ciencias, Filosofía y ensayo, y Arte. También hay otras secciones no temáticas como Ofertas a 1€, Acaban de llegar, y Oportunidades.

Comunicación con los clientes: uno de los puntos fuertes es la fluida comunicación con los clientes, mantenida especialmente desde su página en Facebook, siempre actualizada, siempre con novedades e información de interés. También es destacable su sistema de alertas de novedades, que permite fidelizar y rentabilizar la relación con los clientes.

Cambiarlo todo para que todo siga siendo posible

Re-Read no ha inventado nada, lo que han hecho es dotar el proyecto con varias características propias del comercio electrónico. Sin acabar con la incertidumbre inherente a toda librería de segunda mano –es imposible saber qué llegará el mes que viene, la semana próxima o simplemente mañana mismo- ordenan el producto de tal manera que hacen la compra fácil. Se pierde la sensación de rebuscar entre el caos, pero se gana en sorpresa agradable. Si a eso sumamos el trato directo mediante redes sociales, la experiencia de visita, compra y lectura no puede ser mejor.

El aspecto más sutil y el que ha pasado más desapercibido es para mí el más importante: el concepto de negocio es tan sencillo y la imagen gráfica es tan eficiente que todo parece concebido para abrir una cadena de tiendas y/o franquiciar el concepto. Cualquier ciudad con una mínima actividad librera puede acoger una tienda Re-Read. Importa poco, al menos de momento, que la crisis del libro afecte a las librerías tradicionales, porque Re-Read está concebida para competir con la oferta digital, especialmente en aquellos títulos para los cuales el tiempo importa poco o, a la inversa, el tiempo forma parte de la historia.

Destacar, finalmente, que Garriga y Zendrera se han puesto en manos de buenos profesionales para solucionar aquellos aspectos en los que han necesitado ayuda: la acertada imagen es obra del estudio Talking, mientras que en las redes sociales se dejan asesorar por Kimind. Un librero no sabe, no puede, ni debe, hacerlo todo.

Re-Read demuestra que el libro de papel está muy vivo si se le permite competir con imaginación y amplitud de miras. Obviamente no todo es trasladable a la librería tradicional, pero apunta un futuro muy interesante a la transición al nuevo paradigma, una transición que puede ser más larga y fructífera para el papel con soluciones como ésta.

 

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

6 Comments

  1. Muchas gracias, Bernat, por tu completísimo artículo. Nos ha gustado especialmente el que te hayas fijado en los detalles y en el gran apoyo que hemos tenido por parte de Talking y de Kimind.
    Esperamos verte pronto por Re-Read,
    Un abrazo, Laura Garriga y Mercedes Zendrera

  2. ¡Felicitaciones a Laura y Mercedes por Re-Read! La librería me hace recordar a las típicas librerías de la Avenida Corrientes de Buenos Aires, pero con estilo y coherencia, y el diseño de marca y la web invitan a visitar la librería y pasar un buen rato allí.

  3. Felicidades a esta fantastica alternativa, Mercedes y Laura han sido muy valientes en llevar este proyecto adelante. Desde UK os mando mis mejores deseos para vuestro exito. Cuando venga a Barcelona no perdere la oprtunidad de visitar Re-Read.

  4. Hola Bernat, somos Talking, nos ha encantado tu post y constatar gracias a tus comentarios, que la imagen de Re-read transmite los valores que nos habíamos propuesto. ¡Muchas gracias por tu reconocimiento a nuestro trabajo!. Para Talking es una satisfacción que la confianza que han depositado Laura y Mercedes en nosotros se haya traducido en éxito.
    Un abrazo
    Talking Team
    Dream,think & do!

    1. Hola Fabian,

      Gracias por pasaros por aquí. Y de nuevo, buen trabajo!

  5. […] ← Releyendo la librería (1): Re-Read, el diablo está en los detalles […]

Comments are closed.