Sísifo

Roca Editorial es, desde hace tiempo, un ejemplo de digitalización. Por el porcentaje de fondo digitalizado y por iniciativas como Barcelona Ebooks (de la que hablé bien en su día) se ha convertido en un referente para grandes, medianas, pequeñas y diminutas editoriales. Ahora lanza Rocautores, una buena idea con muchas, muchas, demasiadas sombras.

Rocautores es la empresa de servicios editoriales on-line de Roca Editorial. He tenido conocimiento de la iniciativa gracias a dos eufóricos artículos en sendos blogs que no mencionaré, pues me merecen todo respeto y no suelen patinar. En los mencionados artículos se alude a Rocautores como la plataforma de autoedición de Roca Editorial. Pero eso no es cierto.

En Rocautores invitan ellos, pero paga el autor; éste asume todos los riesgos, pero les cede la mitad de los beneficios a ellos. Rocautores es un tinglado mediante el cual Roca Editorial se ahorra el coste de edición de un libro y el autor pierde todas las ventajas de asumirlo. La idea es muy buena pero les pierde su fenicia actitud. La cosa, sin ser ilegal, es éticamente cuestionable. Veamos cómo se presentan (las mayúsculas y negritas son suyas):

Desde hace algunos años apostamos por el formato digital del libro, ya que siempre está disponible, lo puedes encontrar continuamente, no hay limitaciones de espacio y puedes comprarlo en todo el mundo. Se abre una oportunidad para muchos autores que quieren publicar con la seguridad de que su obra ha pasado por el adecuado proceso de edición y por las manos de editores profesionales.

Nos ponemos a tu disposición con toda la experiencia que nos ha servido para ganarnos la confianza de escritores, libreros y lectores; con los medios que hemos puesto al servicio de autores noveles y consolidados; y utilizando la tecnología para hacer llegar tu obra a millones de lectores.

NOSOTROS NOS OCUPAMOS DE TODO. TÚ SOLO TIENES QUE HACER LO MÁS IMPORTANTE: ESCRIBIR TU LIBRO Y ENVIARNOS TU ORIGINAL PARA PUBLICARLO.

Lo primero que hacen es vender las bondades del libro digital. Simplifican un poco pero lo que dicen es cierto. Lo que no es cierto es que se abra una oportunidad, porque esa oportunidad existe desde hace tiempo. Un ejemplo mucho más honesto es Bubok, que sí se dedica, entre otras cosas, a la autoedición. Y sin vender tanto humo.

El segundo párrafo es de autobombo; todos tenemos que vender el pescado y no dicen nada que no sea cierto. Lo que me mosquea es la última frase, esa en la que hablan de millones de lectores. Sin duda el libro estará al alcance de millones de personas, pero dan a entender que el éxito literario es algo muy fácil, que estar equivale a vender. La frase de cierre abunda en lo sencillo que es todo, en lo buenos y generosos que son ellos y en lo importante que es el autor y su obra.

Al terminar de leer el citado texto intuí gato encerrado. Y lo hay.

Antes de empezar, pase por caja

Según Rocautores, antes de empezar es imprescindible que pagues un Informe de Lectura de 275€. No me he olvidado la coma: doscientos setenta y cinco euros. Si el informe es favorable, podrás seguir con el proceso de edición, de lo contrario podrás aplicar los consejos del informe, volver a pagar otro y, si hay suerte, seguir adelante. Huelga decir que quienes redactan estos informes no se leen el manuscrito entero. Si el informe no es favorable, no vas e editar nada con ellos, ergo eso no es autoedición, porque en la autoedición, por definición, el autor se edita a sí mismo porque quiere. Porque él decide que lo vale –aunque se equivoque- y no porque otro lo decida –aunque acierte.

Traducción: en Roca Editorial están hartos de leer manuscritos por la patilla. Lo del presupuesto sin compromiso se acabó. A partir de ahora los escritores noveles –y puede que los no tan noveles- tendrán que pagarse su propio informe de lectura. De ese modo, si resulta que la obra es un best-seller en potencia, a Roca Editorial su descubrimiento no le habrá costado ni un duro. Y si es un pestiño infumable, no habrá perdido el dinero tontamente. Si añadimos el draconiano contrato que proponen al autor –del que hablaremos en unas líneas- todo son ventajas.

Edición mileurista

1.075€ es el precio estimado para la edición de un libro de 220 páginas. Edición al peso, oiga: 4,9€ la página. Eso impone que el Informe de Lectura vaya enfocado a obras fácilmente comercializables, es decir, que no exijan mucho trabajo. Que no exijan, precisamente, esa experiencia de la que Roca Editorial presume. ¡Ojo! No la pongo en cuestión, lo que dudo es que en este contexto sirva de mucho. Al final del proceso de edición Rocautores entrega al autor un archivo digital EPUB. No lo entrega en ningún otro formato.

Servicio de publicación y distribución

Es el único servicio gratis que ofrecen porque no les cuesta ni un duro, ya lo tienen montado para vender los libros que normalmente edita Roca Editorial. Sólo faltaría tener que pagar para vender un libro digital, cuando cualquiera con dos dedos de frente y tres tardes dándole a Google sabe que publicar, es decir, poner a la venta un libro digital, es gratis.

Es vergonzoso ver el PDF con la lista de librerías del mundo mundialdonde dicen que van a colocar tu libro. El PDF tiene tres páginas llenas de logotipos de tiendas, de los cuales 23 están duplicados, 3 están triplicados y uno está quintuplicado. Si no se presta algo de atención el despliegue es apabullante. Eso sí: no hay hipervínculos a ninguna de esas tiendas.

Otros servicios

Ahora pongamos que quieres currártelo un poco más. Rocautores ofrece diversos servicios a unos precios que, en algunos casos, me parecen excesivos: portada exclusiva, 750€; mini site exclusivo del libro, 650€; servicios de prensa, 850€; material promocional, 210€; print on demand, 950€; campaña de marketing on-line, 750€; realización de un booktrailer, 450€; marketing viral: 75€. Recomiendo leer la letra pequeña de cada concepto, porque la cosa tiene miga.

Al final la edición de un libro puede llegar a costarnos un mínimo de 6.035€. ¿Es caro o es barato? Pues depende. Un buen trabajo editorial cuesta eso y más. Si por ese precio obtengo todo lo que me han prometido hasta ahora y me llevo los beneficios –en caso de haberlos-, puede ser un buen negocio. Pero no es así.

Ahora la cosa se pone fea de verdad.

Contrato abusivo

Hace un par de días me registré en Rocautores, paso imprescindible para ver el contrato que hay que firmar para trabajar con ellos. Recordemos que el riesgo económico lo asume exclusivamente el autor y que Rocautores sólo presta sus servicios profesionales. En ningún lugar de la web indican que ellos asuman una parte proporcional de la inversión. Así las cosas, según el mencionado contrato, ROCA EDITORIAL DE LIBROS S.L con N.I.F.: B-63257232 y domicilio en Avenida Marquès de l’Argentera número 17 principal 3a., 08003 Barcelona, –que es con quien firmamos – pretende lo siguiente ya en sus dos primeros párrafos del documento:

A) EL AUTOR cede al EDITOR los derechos de reproducción, distribución y venta en forma de libro de la obra denominada_________________ (título provisional) -en adelante LA OBRA- , para su explotación comercial en cualquiera de las lenguas oficiales en todo o parte del territorio español y para el ámbito territorial de MUNDO. Como remuneración por los derechos de autor contemplados en este párrafo, se estará a lo dispuesto en el apartado sexto del presente contrato.

B) Así mismo EL AUTOR cede al EDITOR los derechos especificados en el acuerdo primero apartado A, en cualquier idioma distinto de los que en él se mencionan y en el ámbito territorial de MUNDO, para la cesión a otros editores extranjeros de estos derechos para su explotación comercial.

Es decir: el autor lo paga todo y además lo cede todo. Pero todo puede empeorar: el contrato estipula que la cesión exclusiva incluye todos los formatos habidos y por haber, incluyendo el EPUB y el Print on demand (por los que ha pagado), pero también la edición en tapa dura, en rústica y en edición económica y de bolsillo.

Adicionalmente el autor también cede en exclusiva los derechos de –cito textualmente- las ediciones club, los derechos audiovisuales y cinematográficos, la edición especial de quiosco publicada por otro editor, la edición de libro electrónico publicada por otro editor, la reproducción parcial de la obra con fines docentes y de investigación, la inclusión total o parcial de la misma en bases de datos, así como su recuperación o comunicación pública y el préstamo público de la obra en instituciones bibliotecarias físicas o digitales.

No parece que se queden con su madre ni que le hagan el favor de llevarse a su suegra ¿La cosa mejora en el momento de cobrar? Pues no. El capítulo sexto del contrato dice lo siguiente:

Sexto.- Como remuneración por los derechos de autor, cuya cesión es objeto el presente contrato, EL AUTOR percibirá los siguientes porcentajes:

a) EDICIÓN LIBRO ELECTRÓNICO

50% de los ingresos netos cobrados por EL EDITOR generados por las ventas en este formato

b) EDICIÓN LIBRO PAPEL

1. Edición Trade tapa dura y/o rústica: 10% del precio venta público sin IVA

2. Edición bolsillo: 7% del precio venta público sin IVA

c) EDICIÓN PRINT ON DEMAND

Se liquidará sobre los ejemplares comercializados por EL EDITOR con terceros. La remuneración en este caso será del 50% de los ingresos netos cobrados por EL EDITOR.

d) El 50 % de los rendimientos netos efectivamente cobrados que obtenga el EDITOR por las explotaciones derivadas de la licencia a que se hace mención en el artículo tercero.

Traducción: el autor lo paga todo pero sólo se lleva la mitad, aunque si la editorial decide imprimir el libro de verdad –es decir, tapa dura, rústica o bolsillo- el autor cobrará como si la editorial hubiera asumido todos los gastos de edición.

Este contrato es impresentable porque no tiene en cuenta quién arriesga más. Es claramente injusto, abusa de la posición de poder de la editorial y de la situación de inferioridad del autor. Es cierto que este tipo de contrato es el habitual en el sector editorial convencional, pero la gran diferencia es que en ese ámbito la editorial corre con todos los riesgos económicos. El tortazo se lo pega ella solita –el autor sólo pierde el tiempo en ese caso- pero del éxito se lleva una tajada importante.

Lo dije hace unos días: no se puede ganar siempre. Si tenemos en cuenta que el precio de venta se moverá entre los 1,99 y los 5,99€ ¿cuántos libros debe vender un autor sólo para cubrir la inversión? Una vez cubierta ésta ¿el autor debe ver como la editorial se queda con casi todo porque se sube al carro ganador cuando ya sabe que no puede perder y decide imprimir en tapa dura, rústica o bolsillo su obra? Rocautores es una buena idea mal ejecutada y peor presentada.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

31 Comments

  1. Extensísimo el problema, ¿problema?, para detallar un comentario, pero por resumir, ¡menuda cara dura!… cara dura que es extensible al 90% de las editoriales españolas. Y no lo digo desde el punto de vista de autor, sino desde el otro, el de lector, y el de editora aunque no ejerza. El problema al final siempre el mismo: dinero. No sé cómo funcionará en la reserva catalana, pero en la otra zona, teniendo el dinero para todos los informes, obra a la venta. Conclusión: mercado saturado de verdaderas bazofias. Eso sí, de autores con los bolsillos, sino repletos, al menos sobrantes de líquido peculio. Un asco. ASCO. No me sale otra palabra.
    Gracias por el artículo.

    1. Hola Sofía,

      En la reserva catalana la cosa funciona más o menos igual. En lo editorial, tal reserva no existe. Acaso tengamos una subreserva por tener la lengua catalana, pero siendo todavía más pequeña la componenda, las capillitas y los arreglos deben ser peores, no por más abultados en lo económico, sino por más enquistado en lo estructural.

      Viejas maneras se resisten a morir. Quiero verlo así. Males de crecimiento del nuevo paradigma, si lo prefieres. Aunque jugar con las ilusiones de terceros no sea edificante, ni nuevo.

      Gracias por pasarte por aquí!

      Bernat

  2. Querido Bernat, cuando hace unos días me llegó la información de este montaje pensé en desmarcarme de otros blogs laudatorios exponiendo una opinión muy crítica sobre el asunto. Veo que has hecho un post soberbio con el que no puedo estar más de acuerdo. Estos tinglados de servicios editoriales han existido siempre, aunque normalmente eran editoriales de bajo fuste, y en algún caso casi no se les podía catalogar de editoriales, en este caso, Roca lo viste en modo 2.0 y lo pone en bonito, pero en el fondo es algo que los que llevamos mucho tiempo en esto hemos visto siempre. No asumo ningún riesgo y le endoso el coste al autor, y si la cosa va bien porque somos unos fenomenos, me lo llevo muerto. Me imagino que es una vía de negocio, no se si residual, pero que viene a demostrar el estado actual de la edición, en un ocaso crepuscular manifiesto. Felicidades por el post, muy bueno.

    1. Apreciado Manuel,

      Como muy bien dices, nada nuevo bajo el sol. Lo que me sorprendió, como a ti, fue que una editorial mediana, puntera en lo digital en España, se equivocara tanto. No me costó demasiado verlo: hice clic en tres lugares de la Home para ver que la cosa no se sostenía. Para el resto bastó con tirar del hilo. Puede que lo más descorazonador sea la torpeza mostrada; parece todo improvisado. No parece propio de Roca Editorial, de hecho.

      Gracias por tus palabras y hasta pronto!

      Bernat

  3. […] Rocautores: ellos invitan, tú pagas | verba volant, scripta manent. […]

  4. Estimado Bernat. No entiendo bien tu post. Hablas de” gato encerrado” cuando la editorial es trasparente en todo lo que expone en su web de Rocautores. Otra cosa es que dijeras que no te gusta que se cobre a un autor novel por editarle un libro y darle la posibilidad de que su obra se venda en edición digital, print on demand o en librerías. Es como si yo escribiera un post en el que dijera que no me gusta pagar las autopistas, donde trabajas, que llevo pagadas con mis impuestos una docena de veces. Me imagino que en Abertis las ediciones que haces deben estar pagadas por millones de ciudadanos que transitamos por las autopistas de peaje. Ojalá las editoriales tuvieran ese monopolio y los autores la posibilidad de que Abertis les financiara una edición. ¿Por qué no se lo propones a tus jefes de autopistas?
    Si te parece abusivo el coste que una editorial tiene a la hora de hacer su trabajo, no te quiero decir lo abusivo que nos parece a miles de ciudadanos pagar por transitar por unas autopistas que ya hemos pagado. He leído que, además, vais a hacer un ERE porque no es suficiente lo que recaudáis. No me extraña, somos el país del mundo con las autopistas más caras y con los servicios esenciales cada vez más recortados…. Perteneces al prototipo de empresa que no tiene “gatos encerrados” , sino usuarios cautivos. Muy bien, te sugiero que edites en Abertis, puesto que eres el responsable de publicaciones, un manual sobre cómo joder al ciudadano. No te preocupes si no sabes escribirlo con corrección, quizás Rocaautores te lo puede editar… No es muy caro. Cuesta lo mismo que ir de Barcelona a Valencia… aunque a lo mejor tu texto no tiene el nivel para que sea aceptado.
    Feliz Navidad

    1. Hola Leire,

      Ante todo, gracias por dejar tu comentario. Aprecio que dediques tu tiempo a plasmar una opinión tan extensa, aunque yo no esté de acuerdo ni en el fondo ni en la forma.

      He dudado si autorizar tu comentario, pues se basa en un ataque “ad personam”. Hay algo que detesto más que un ataque personal y es la falta de libertad de expresión. Por eso tu comentario ha visto la luz. Debo puntualizar algunas cosas:

      – Me reafirmo en lo de gato encerrado. No lo hago porque Rocautores quiera cobrar por sus servicios. Si la cosa se hubiera quedado ahí no hubiera escrito nada, ni en positivo ni en negativo. Hubiera sido un servicio más, criticable en ciertos aspectos, encomiable en otros, pero no especialmente novedoso. Lo que me movió a escribir mi crítica tan negativa fue la lectura del contrato y que la iniciativa viniera de donde venía. El contrato sólo puedes leerlo si te registras, ese es el gato, y por eso está encerrado. Porque son transparentes en una parte, no en todo. Eso no es jugar limpio.

      – Juegan con la ilusión de los autores. Una cosa es cobrar por un servicio y otra muy diferente aprovecharse de ello. Te recomiendo que vuelvas a leer mi artículo, especialmente cuando hablo del contrato. Mejor aún, regístrate en su web y léelo entero. Si después de hacerlo te parece justo pagar para que otro se quede con TODOS los derechos, adelante, pero debes saber que eso precariza todavía más al autor, cuando la digitalización le da herramientas emancipadoras. Por eso la propuesta de Rocautores es antigua e injusta. Recuerda que al principio y especialmente al final de mi artículo, digo que me parece una buena idea pero que está mal resuelta. Ese es el problema. No se asocian con el autor, no lo tratan de tú a tú, le endosan un contrato draconiano.

      – Yo trabajo en Abertis como has podido ver en Linkedin. Cuatro miembros de mi família han trabajado o siguen trabajando en un gran banco español. Supongo que la mitad de mi família nos merecemos el infierno por ello, ¿verdad? Bueno, también debo decir que seis miembros más han trabajado o trabajan en la sanidad pública. ¿Eso les regala una plaza en el cielo? ¿Somos buenos o malos en función de donde trabajamos? ¿Nuestras opiniones se sostienen o no según el origen de nuestros ingresos?

      En tu comentario no he sabido ver ni un sólo argumento, pero sí un ataque hacia mi persona por un asunto que no tiene nada que ver con el artículo. Eso no es intelectualmente de recibo. Puedes criticar tanto como quieras las concesionarias de autopistas, yo no tengo nada que decir al respecto aquí (aunque tengo mi opinión personal), pues este es un blog dedicado a la edición digital y al cambio de paradigma. Puede que algún día escriba sobre la edición corporativa y por qué en las medianas y grandes empresas al nuevo paradigma le espera un futuro alentador. Pero no hablaré de la empresa en la que trabajo, lo haré sobre conceptos e ideas aplicables en cualquier empresa, porque aunque muchas veces sea muy contundente y vehemente en mis opiniones, siempre intento basarlas en hechos y argumentos. A veces me equivoco, pero como podrás ver si te das un garbeo por el blog, no se me caen los anillos si debo pedir disculpas, matizar una opinión o aclarar algun malentendido.

      Espero seguir viéndote por aquí, gracias una vez más,

      Bernat Ruiz

  5. La propuesta de Roca es sorprendente y en ciertos aspectos contradictoria. Es decir, Roca que se ha ido labrando una cierta reputación como editorial 2.0 que parecía entender el cambio de paradigma del sector hacia lo digital, con una apuesta seria y sosteniada, una política de precios dinámica y flexible y una orientación de futuro, se detiene y dice: señores, propuesta de servicios editoriales puros, a costes totalmente fuera de mercado con una cierta pátina 2.0.

    A partir de aquí, algunas reflexiones:

    – Roca intenta poner un precio absolutamente abusivo al ego de los autores. Otros hacen lo mismo a precio mucho más mesurado. Por tanto o el cliente quiere comprar y pagar por el supuesto prestigio de editar en Roca que otros no tienen, o esta propuesta quedará fuera del mercado en breve por precios no competitivos.

    – Roca puede dilapidar rápidamente su pretendido label editorial si edita todo lo que recibe (si, cobrará los 275 € por informe de lectura que logicamente será favorable, solo faltaria a estos precios). ¿Dónde y cómo se marcaran los filtros y criterios para editar?

    – A Roca la estrategia 2.0 quizás no le funciona y vuelve atras, a la estrategia 1.0 para intentar cobrar por servicios y hacer caja.

    – Atención a pequeños detalles. El ingreso para el autor de los libros digitales no es la mitad, sino la mitad de la mitad, es decir, el 25 % sobre el 50 % que recibe el editor. Sobre precios bajos, entre 1 y 5 €, calcular…

    – Quizas sea legal, pero no veo muy ético el nuevo paradigma propuesta por Roca. Cobrar por todo, privatizar el beneficio si es que lo hay, y socializar la pérdida con el ego del autor. ¿Esto es todo lo que puede ofrecer Roca como nuevo camino de futuro al sector editorial? Intuyo muy poca imaginación y visión de futuro, o peor todavía, intuyo prisas y desesperación económica. Si esto es una propuesta 2.0 de autoedición digital…

    1. No solo pagas por que te publiquen sino además que los beneficios son pingües. Un auténtico negocio (para Roca, claro).

    2. Hola de nuevo Enric,

      De lo que dices me gusta mucho esto: “Roca intenta poner un precio absolutamente abusivo al ego de los autores”. Se trata de eso exactamente, por eso Rocautores es rapaz. Creo, siguiendo tu argumentación, que Rocautores puede tener cierto futuro precisamente porque ciertos autores con grandes egos decidan que sí, que editar con Roca, aunque sea pagando ellos, les compensa. Al menos a corto plazo, claro.

      Yo también intuyo prisas, precipitación, improvisación. Es todo un poco raro.

      Gracias una vez más por pasarte por aquí,

      Bernat

  6. Además de estar de acuerdo contigo Bernat sobre las cláusulas abusivas del contrato que comentas y, como dice Enric, privatizar el beneficio si existe y socializar la pérdida, a mí me llamó también la atención, que desde el inicio del proceso de edición ya se saque el hacha: ¿275€ por un informe de lectura? Puede parecer una nimiedad el fijarme en este aspecto, pero para quienes trabajamos en el sector editorial no lo es. Si a mí me pagan esta cifra por elaborar un informe de lectura de un manuscrito, ya mismo me pongo a ello.

    Según tengo conocimiento, las editoriales pagan un informe de lectura realizado por un profesional de la edición por debajo de los 100€ y, en algunos casos, con suerte, puede superar los 50€, pero 275€ jamás. Y si estoy equivocada, por favor, agradeceré que la editorial o el editor que pague cifras similares a las que cobra Roca por esta tarea me lo haga saber.

    Como siempre es un placer leerte Bernat. ¡Feliz 2013!

    1. Hola Mariana,

      Precisamente, una de las cosas que dispararon mi suspicacia fue el precio del informe de lectura. La misma estructura, con costes contenidos, no hubiera despertado mis sospechas. Yo también quisiera cobrar informes de lectura a 275€ y, como dices, no me consta que se esté pagando eso. Una de las razones es que para saber si un libro tiene o no futuro, no es necesario leerlo entero, de hecho no es necesario ni leer la mitad.

      Gracias por tu visita!

      Bernat

  7. Bernat,
    Gracias por un post tan documentado. Gran titular, por cierto!
    Veo la opción de Roca como una confirmación del cambio de paradigma editorial y un acercamiento a la autoedición como modelo -con sus pros y contras- emergente. La edición de autor, hasta ahora tan denostada, recibe en cierto modo la validación de los actores hoy en juego. La dificultad del “modelo Roca” radica en intentar combinar la autonomía que da la autoedición (el escritor asume el riesgo y recibe todos los posibles beneficios) con el modelo tradicional de “apuesta compartida”.
    Queda claro que en el nuevo escenario todos -autores, editores, libreros -movemos ficha.
    Con mis mejores deseos para Verba Volant y para ti en 2013.

    1. Claro, el autor paga y la editorial cobra siempre. Para amortizar la inversión de la edición tiene que vender muchos pero que muchos libros.

      1. Exacto. Esa es la dificultad del “modelo Roca”, a mi entender. Un saludo cordial.

    2. Hola Neus,

      Rocautores no es autoedición, al menos yo no lo veo así. Podemos llamarlo “autofinanciación” o, como decimos en catalán: “ser cornut i pagar el beure”. Tampoco combina bien ambos mundos, pues intenta ganar en todo. Si me proponen un negocio en el que yo no gano nada –e incluso pierdo- tengo claro que están intentando timarme.

      Cierto es que, como dices, todos movemos ficha. Algo interesante tiene la propuesta de Roca, y es que señala un camino prohibitivo para los autores, tanto desde el punto de vista económico como, me atrevo a decir, moral.

      Gracias por tu comentario, también te deseo lo mejor para 2013.

      Bernat

  8. Una auténtica vergüenza. Parece mentira que una editorial como Roca tenga que recurrir a cosas como esta. Sinceramente, tal y como están las cosas no le auguro demasiado éxito.

    1. Por suerte o por desgracia, todo dependerá del tamaño del ego de ciertos autores para los que publicar compense cualquier precio. Y sabemos que hay egos enormes, con lo cual… pues puede que sí, que algunos autores se metan voluntariamente en este tinglado.

      Gracias por tu visita, visitaré tu blog!

      Bernat

  9. Desconocía esta iniciativa, pero auguro que sabrá engañar a unos cuantos porque he tratado con mucho autor desesperado por publicar que se ha dejado engañar por otras plataformas con las que desde fuera también era fácil ver que no son tan bonitas como pretenden aparentar. Me refiero a esas “editoriales” que exigen un mínimo de ventas (que al final corre a cargo del autor) y a las que dicen que todos los manuscritos recibidos pasan por un filtro cuando en realidad no es así (y el autor, ingenuo, piensa que han apostado con él cuando simplemente le están autopublicando). A propósito, mucho me temo que con Rocautores pasará lo mismo, que el informe es para dar mejor imagen (y hacer caja), pero que después lo publicarán todo, probablemente sin editar, como mucho con una capa de corrección y listo (porque el equipo de Roca bastante ocupado estará ya con sus propios lanzamientos). Creo que a día de hoy la mejor opción para el autor que quiera autopublicar su obra es Amazon, aunque personalmente sigo siendo partidaria del camino tradicional, es decir, luchar para que una editorial apueste por él.

    Un saludo.

  10. El mundo del libro digital ha explotado y hay muchas piezas que deben ir encajando, hay muchos puntos de vista y muchas cuestiones por trabajar y madurar. Dicho esto, estoy totalmente de acuerdo con el post, desde la primera hasta la ultima palabra. Ya me eche las manos a la cabeza cuando descubrí los servicios ofrecidos por Roca, en mi caso los achaqué al pésimo asesoramiento tecnológico de las editoriales españolas, y a una chapuza apresurada por lanzar algo a este incipiente mercado. En fin, quien desee editar un eBook, no solo en formato ePub, sino ademas en Mobi, puede optar por infinidad de opciones mucho mas económicas y justas, yo os dejo la mía, http://byeink.com Y para distribuirlo, ademas de la anterior, KDP de Amazon es una gran opcion, si se quiere llegar a más tiendas, no tantas como las que figuran en el PDF ridículo del que haces mención, os recomiendo http://www.bookbaby.com que por 100$ pone tu libro en el mercado. Dicho esto, llegar a vender es muy muy difícil, y lo seguirá siendo.

    1. Hola David,

      Gracias por tus palabras y por tu visita!

      Bernat

    2. Hola David y Bernat. Anoto aquí otro recurso para formatear, optimizar y publicar tu ebook. http://www.hooked.es. Disclaimer: soy socia. Un saludo a los dos!

      1. Gracias Neus!

        Que seas socia no le quita validez.

        Hasta pronto,

        Bernat

  11. He leido tu post, y todos los comentarios,lo he encontrado muy preciso y aclaratorio, muchas gracias por dar luz a ciertas sombras .Lo cierto es que he buscado sobre rocautores y tras ver su página y ver el listado de precios he querido encontrar algún comentario sobre ellos. Resulta que yo había leído seguramente el mismo blog que tú, sobre Rocautores y sus bonanzas, pero al entrar he visto esa cifra sobre el informe de lectura y he decidido parar de leer. Soy Escritora novel, y a causa de la situación de crisis ni tan siquiera puedo pagar los ISBN electrónicos por ello busco páginas en internet o plataformas dónde no sea necesario el ISBN, que al parecer por ahora no es obligatorio, aquí en este territorio, por supuesto me refiero a formato electrónico, ya que editar en papel lo he descartado de mis sueños. Mis libros están en amazon y en Byblioedit, pero me cuesta creer que el resto de plataformas pidan isbn cuando no es obligatorio.

  12. […] en el universo de la edición y publicación de libros y la caída de ventas de libro, algunas editoriales tradicionales ofrecen determinados servicios bajo el paraguas de la coedición editorial-autor. La coedición es una alternativa a la edición […]

  13. […] de su participación en Open Road Media, de Ciudad de Libros y de la controvertida Rocautores –de la que también me ocupé con mi vehemencia habitual–. De cada una de estas iniciativas se pueden extraer interesantes y útiles lecciones. La editora […]

  14. Es indignante cómo en España siempre que surgen este tipo de iniciativas es para aprovecharse de los noveles incautos y sacarles los cuartos.
    Eso me llevó a escribir un artículo publicado “Los peligros que acechan al autor independiente”.

    Son tontos, no se dan cuenta de que si creas sistemas en los que se comparte el beneficio entre autor y editorial, se extienden.

    No hay más que ver lo cutres que somos en este país: todas las plataformas de este tipo anglosajonas te permiten publicar de gratis con buenas opciones sin coste para editar y una gran distribución.

    Las españolas, sin embargo, te intentan sablear por todo.

    Gracias por este artículo tan aclaratorio

  15. Muy bueno el post o artículo. Esto lo sospechaba desde hace tiempo, que no se puede confiar en una editorial española. Las americanas no solo cobran barato sino que saben hacer negocio y salir bien libradas. En México está igual la cosa, ya pasé por ahí. Entregas un artículo o cuento o novela y en el momento del primer pago te presentan el recibo-cesión de derechos de autor o no cobras el primer pago. En conclusión, es una gran fortuna que existan los americanos y anglosajones en este rubro para todos los escritores y autores nuevos.
    Gilberto

  16. Leticialogos 4 enero, 2016 at 14:49

    Hola Bernat,
    Llego a leer tu post con bastante atraso, pero lo cierto es que me alegra haber llegado a leerlo. No dejan de aparecer propuestas de autoedición en el mercado, varios amigos filólogos ya se han planteado proyectos con estas características. Yo soy de las que piensan que los servicios de edición son tan importantes como un buen proyecto editorial y que si los escritores comienzan a demandar servicios individuales y no contratos de edición, los profesionales tienen que ponerse a la cola para ofrecer su mejor trabajo. Por el contrario, todavía hoy hay muchos que reniegan de esta independencia de los escritores que se autopublican y critican a los editores sin proyecto, correctores, maquetadores, traductores, etc., que trabajan como jornaleros cuando les llega la solicitud de un escritor que luego desaparece llevándose sus derechos con él.
    Has mencionado por ejemplo Bubok, empresa que trabajan exclusivamente bajo demanda. Su iniciativa me parece de las más completas y eficaces de las que he encontrado hasta el momento, pero sólo la conozco superficialmente. Me gustaría saber qué opinión te merece esta empresa a día de hoy.
    Un saludo de una lectora asidua.

Comments are closed.