ELBUENO_ELFEO_ELMALO

Cada vez que un dirigente de algún gremio de editores dice una tontería busco el papel de donde la ha sacado. Hilan muy fino, siempre dan pie con bola y nunca dicen nada que no apoye uno de sus papeles. El problema es que, como ya vimos en su día, sus papeles no se sostienen y están repletos de tonterías.

La última tontería la soltó Josep Lafarga –recientemente nombrado Secretario General del Gremio de Editores de Catalunya en sustitución de Segimón Borràs– durante la ‘Jornada Biblioteques públiques de Catalunya: 2011-2015’. Lafarga dijo que ‘la mitad de los títulos vivos ya están digitalizados’. Puso el dato como ejemplo del ‘gran esfuerzo’ que los editores están llevando a cabo.

Lo dijo dos veces. La primera pensé que se había confundido. Lo repitió poniendo énfasis en que el total de títulos vivos era de medio millón. Entonces me di cuenta que él no sabía que era una tontería y que esa tontería tenía que estar escrita en algún papel. Y me acordé del Avance del Informe de Comercio Interior del Libro en España 2014 publicado hace muy poco por la FGEE. Fijémonos en la tabla superior de la página 33 del citado Informe:

Microsoft PowerPoint - 150609BRI-FGEE-Presentacion_Comercio_Inte

El dato aparece en la segunda línea que reza ‘Los títulos digitalizados del fondo de catálogo’ y señala que en 2014 había 253.107. Según esto el señor Lafarga dice la verdad. El problema es que quien desbarra es el Informe y lleva al Secretario General del Gremio de Editores de Catalunya a decir una clamorosa y estridente tontería.

Pongamos que nos creemos el Informe. Si lo hiciéramos deberíamos concluir que los editores españoles son estúpidos, les gusta tirar el dinero o viven sobre inmensos yacimientos de petróleo y lo de los libros es una excentricidad de millonarios aburridos: han digitalizado ya 253.107 títulos vivos pero sólo han puesto a la venta 167.901 (ver tercera línea de la tabla). Guardan celosamente bajo siete sellos –digitales– la friolera de 85.206 títulos que no venden. ¿Ustedes se lo creen? Yo tampoco. Esa cifra equivale a la actual producción anual española en todos los formatos. Es una estupidez, una tontería.

Hagamos algunos números con datos mucho más fiables, los del registro del ISBN publicados en la página del Ministerio. Según el registro del ISBN los títulos editados en España en todos los soportes y formatos –incluyendo reediciones y reimpresiones– entre 2010 y 2014 fueron los siguientes:

  • 2010: 114.459
  • 2011: 111.907
  • 2012: 104.724
  • 2013: 89.130
  • 2014: 90.802
  • Total 2010 – 2014: 511.022

Eso se parece bastante al medio millón de títulos vivos –aunque habría que ver cuántos de esos libros son zombies, es decir, están agotados pero no retirados– de los que sólo una parte fueron digitales. Según el ISBN:

  • 2010: 18.221
  • 2011: 23.794
  • 2012: 24.381
  • 2013: 23.070
  • 2014: 22.361
  • Total libros digitales 2010 – 2014: 111.827

Hay una grave discrepancia entre las cifras de 2012 y 2013 que da el Informe y las que ofrece el ISBN. Según el Informe, la producción digital de 2012 y 2013 fue de 35.545 y 38.621 respectivamente, casi el doble de los ISBN digitales registrados. ¿De dónde salen? Misterio, pero para el ISBN no existen, que es como decir que no existen para el mercado, excepción hecha de los títulos autoeditados que sólo se venden en Amazon o en Kobo, que no necesitan disponer de ISBN porque sólo se venden en sus ecosistemas cerrados y que, por lo tanto, no deberían aparecer en el Informe pues éste es una encuesta a editoriales ‘de las de toda la vida, de las de verdad’.

Un problema añadido es que el ISBN, al menos en la presentación de datos del Instituto Nacional de Estadística, todavía no distingue la edición digital por formatos y juntan PDF, Epub y otros en una sola categoría. El Informe sí intenta segregar los títulos por sus formatos digitales. Fijémonos ahora en la tabla inferior de la misma página 33:

Microsoft PowerPoint - 150609BRI-FGEE-Presentacion_Comercio_Inte

Si suman los porcentajes verán que el resultado siempre excede el 100%. Esto es así, nos dicen, porque las respuestas pueden ser múltiples. Sólo el 50% de los títulos se edita en Epub, el formato que todas las plataformas de venta aceptan (Amazon trabaja con Mobi pero puede y suele encargarse de la conversión a partir de Epub). Los porcentajes de la última fila, ‘Otros’, corresponden a los mismos títulos que los Epub excepto si son libros de texto –en los que no entraremos para no liarnos todavía más– y por lo tanto no debemos sumarlos. El porcentaje del resto de formatos es marginal excepto en el caso del PDF, que representa casi el otro 50% de títulos. Ya vamos llegando al meollo del asunto.

Recuerden que Josep Lafarga dijo que la digitalización del 50% de títulos vivos –esos 253.107– era una muestra del gran esfuerzo de adaptación de los editores. El problema es que los actuales procesos editoriales producen un PDF sin ningún esfuerzo y por ello sin mérito alguno porque hoy en día –salvo excepciones– sin PDF no hay documento impreso. De un plumazo el 50% de Lafarga se convierte en el 25% que, expresado en número de títulos, descartando los del Informe y dando por buenos los 111.827 del ISBN –los únicos fiables y la mitad de los que indica el Informe–, serían unos 60.000, un 12% de los títulos vivos. Este, y no otro, es el esfuerzo real de digitalización de los editores españoles.

Resumiendo y comparando

Con los datos del ISBN en la mano las cifras del Informe de Comercio Interior son incomprensibles. No entiendo de dónde han salido, que es como decir que, o se los han inventado, los han aproximado a partir de la encuesta en la que se basa el Informe –miedo me da– o usan un conocimiento arcano al alcance de pocas mentes.

Da igual. El esfuerzo real de los editores españoles durante los últimos cinco años se traduce, como mucho, en la conversión y/o producción del 12% de títulos vivos al formato Epub. Para comprobar si mis datos son consistentes nos asomaremos al otro lado del espejo, a los libros digitales en venta. Se venden libros digitales en muchos lugares pero estar en Amazon es (casi) obligatorio. A 21 de julio de 2015 –por la tarde– en amazon.es había 184.795 libros digitales en castellano. Son muchos, casi 20.000 más que los que cita el Informe, pero aquí no sólo hay libros de editoriales españolas, están presentes los de (casi) todo el mundo y una gran cantidad –por el momento indeterminada– son autopublicados. Sólo una parte corresponde a editoriales españolas. Para que se hagan una idea, en catalán, galego y euskera sólo hay 6.145 títulos digitales. Y esos sí que (casi) sólo los editan editoriales españolas.

Como esta aproximación puede parecer sesgada intentaré contar los libros digitales que el Grupo Planeta tiene en catálogo en España; siendo el líder indiscutible creo que podremos hacernos una idea aproximada del estado del sector. Aunque planetadelibros.com lo pone muy difícil – megustaleer.com de Penguin Random House cojea de lo mismo y de RBA mejor ni hablar– es posible contar los títulos categoría por categoría. El recuento en Infantil y Juvenil es bastante complicado pero finalmente la cifra aproximada de libros digitales a la venta por parte de los distintos sellos del Grupo Planeta es de 7.065. Ridículo. Sin paliativos. Sólo si añadimos los títulos de la recientemente adquirida Grup 62 alcanzaremos los 9.069, aunque para ello debamos incluir muchos libros digitales en catalán. Si hay más estaré encantado de actualizar este dato. ¿De veras debo creerme que los editores españoles han digitalizado 250.000 títulos cuando el líder absoluto no alcanza ni los 10.000 Epub en los dos idiomas más hablados en España?

Un tonto es el que dice tonterías. Más tonto es el que se las cree. Memo es quien las repite acríticamente ante un auditorio que supone afín. Como ha vuelto a señalar recientemente Manuel Gil, el Informe de Comercio Interior es muy poco fiable pues sólo recoge los datos de 302 editoriales –las más grandes– de entre un universo de más de 3.500 empresas. Yo empiezo a pensar que es un fraude consciente y muy lucrativo que necesita de la cooperación inconsciente de un montón de memos del sector. Ustedes deciden si se creen estos datos y, con ellos, el Informe completo. Yo he decidido no hacerlo.

FORREST GUMP

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional