Terror en el hipermercado, horror en el ultramarinos, B de Books ha aparecido, y nadie sabe cómo ha sido (qué tiempos)… gran idea la de Ediciones B, acierto estratégico sin duda, jaleado por la prensa a coro y babeado por su diario de cabecera, El Periódico. Lástima que una buena idea se vea tan emborronada por las mentiras que cuentan y las cosas que no funcionan.

Llega un punto, en esto del libro digital, que ya nos vamos conociendo y hay timos que no cuelan. Es cierto que B de Books tiene tres grandes virtudes y un atributo deseable:

a/ Empiezan con una gran oferta de títulos: 600 ya disponibles, más 300 anuales, 50 de ellos de fondo editorial.

b/ Prescinden del DRM: si uno no es capaz de implementar un DRM como el de Amazon, que ni se nota, ni se siente, lo mejor es no tener ninguno. Juan Luís Chulilla tiene toda la razón en el último párrafo de este artículo.

c/ Precios adecuados: que van de 1,99 a 9,99 €. Pueden hacerlo porque ellos son los editores, claro. No digo precios bajos porque, como en todo, habrá que ver cuánto cuesta cada cosa.

El atributo deseable es pertenecer a un grupo editorial como Grupo Zeta. Economías de escala, el fondo editorial de Ediciones B y un gran trabajo de penetración del mercado que ya está hecho. Hasta ahí lo bueno y de verdad. Ahora empiezan las mentiras y lo que no funciona.

Mentiras…

La mayoría de cosas que B de Books cuenta de sí misma no son ciertas. En el apartado Qué es de su web, dicen (las negritas son suyas):

B de Books es el primer sello editorial generalista exclusivamente digital. B de Books es una nueva forma de comercializar contenidos digitales adaptada perfectamente a las necesidades del lector.

No es cierto. Son el primer sello generalista digital de tamaño medio en España. Pero sellos generalistas –es decir, que no sean de nicho o género- hay varios más que, desde hace algunos años, se van sumando a la edición exclusivamente digital o van digitalizando cada vez más sus colecciones. Por otro lado: ¿es algún tipo de mérito ser exclusivamente digital? ¿Da algún pedigrí especial? o al contrario ¿los maniata para emprender actividades como la impresión bajo demanda?

B de Books publicará 300 ebooks (250 novedades y 50 títulos de fondo) y 4 Apps al año. La publicación será simultánea en digital y papel. A partir de 2012 publicará también inéditos exclusivamente digitales, prescindiendo de la edición en papel.

La flagrante contradicción es suya, literal: somos exclusivamente digitales pero vamos a estar un rato imprimiendo en papel. No sé qué entienden ellos por exclusivamente digitales, pero en mi planeta no es eso. No.

B de Books ofrece a sus lectores los mejores precios del mercado: desde 1,99 € hasta un máximo de 9,99 €.

No es cierto que sean los mejores precios. Otros sellos ya venden libros digitales, desde hace tiempo, a un euro, sin tener en cuenta las opciones gratuitas. Otras iniciativas son igual de competitivas. Ergo los de B de Books, siendo buenos, no son los mejores. Tampoco encuentro los 1,99€ por ninguna parte. Como otras veces me ha pasado que teniéndolo delante la nariz no lo he visto, he rastreado su breve web varias veces. No hay ningún lugar donde buscar nada.

B de Books es el primer sello que no requiere encriptación DRM (Digital Rights Management) por defecto. Facilitamos de esta manera el acceso a nuestros contenidos, haciéndolo tan fácil como la compra online de un libro impreso.

Una de dos, desfachatez o ignorancia. Hace unas semanas el Grupo Godó, competidor de Grupo Zeta y con sede en la misma ciudad de Barcelona, ya lanzó una editorial sin DRM, Ebooks de Vanguardia; no es posible que no se dieran cuenta. Pero tampoco era la primera. Hace ya algunos años que diversas editoriales españolas venden sin DRM y experimentan con formatos, precios y modelos de negocio: Ganso y Pulpo, Musa a las 9, Editorial Intangible, La Tortuga Casiopea, Sinerrata, Sigueleyendo, Minobitia (lista tomada del recomendable artículo de Arantxa Mellado en Actualidad Editorial sobre la cuestión) y las editoriales reunidas bajo la librería digital Librosinlibro. Dudo que Ernest Folch, Director Editorial de Ediciones B / B de Books, no conozca, si no todas, sí algunas de las mencionadas. Ergo no puede ser ignorancia.

y disfunciones

En el catálogo de cosas que no funcionan encontramos las siguientes:

a/ Sala de prensa sin Dossier de Prensa: una vez más, no hay dossier de prensa, ni nota de prensa accesible en ninguna parte. La he buscado en la web de B de Books, en la de Ediciones B y en la de Grupo Zeta. No existe. Lo cual me consta que no es cierto, porque los medios hablan de la información facilitada por B de Books. Pues resulta que dicha información no está disponible para el común de los mortales. Tampoco sirve de nada darse de alta como periodista profesional (sic), ya que lo que obtienes en el área restringida para ellos es… la misma información. Eso sí, es posible que a partir de ahora mi buzón de e-mail se llene más deprisa.

b/ Búsqueda imposible: en la web de B de Books es imposible encontrar un libro en concreto. De hecho es imposible buscarlo. No hay herramienta de búsqueda. Tampoco hay pestañas mediante las cuales navegar por autor, por ISBN, por género, por precio… nada. No pude buscar libros a 1,99 €. No hay forma de verificar que dichos precios sean ciertos. ¿Dónde están los 600 títulos con los que dicen que empiezan? ¿Algún periodista ha pensado en contarlos y se ha molestado en hacerlo? En Leqtor.com, cuando busco por editorial, sólo aparecen 49 títulos. ¿Vuelven a mentir?

c/ Información ausente: si cliqueo sobre uno de los títulos que van pasando por el carrusel de la web para obtener más información sobre el libro… ¡voy directo a la tienda de Leqtor.com! Oiga no, lo que yo quiero es más información sobre la cosa. En el cartelito que he clicado dice Ver libro, no dice Ir a la tienda, ni Comprar. Es así como se pone de manifiesto que la web de B de Books -posiblemente la mismísima B de Books como empresa-, es un póster muy caro, una animación sin personalidad, sin contenidos, sin servicio, sin experiencia de ningún tipo. Frustrante.

Todo esto no le importa al gran público. Posiblemente tampoco deba importarle. Tampoco debe importar que Ernest Folch fuera un gran adalid del DRM, del que ahora se descuelga como si no lo hubiera defendido al poner en marcha 36L o Leqtor.com. Yo mismo le he oído decir en público y en más de una ocasión que el DRM era necesario, que el usuario debía acostumbrarse, que no hay para tanto, que la primera vez cuesta pero que luego todo va bien -lo que suena a pérdida de difíciles virginidades y a necesidad de vaselina. ¿Será que el público se resiste a que le den por salva sea la parte?

B de Books es una buena noticia, la lástima es que el papel de regalo con el que lo envuelven es mejor que el propio producto. Mienten alevosamente, ofrecen servicios frustrante a quien visite su web y dicen haber inventado la pólvora que salvará al sector, como si hasta su llegada todo fuera el caos y la oscuridad. Y no. hace tiempo que mucha gente hace las cosas bien, hace tiempo que muchos encienden candelas para iluminar la confusión que editores como ellos se han empecinado en perpetuar.

Adenda: para quien quiera ampliar información sobre Ernest Folch como editor, puede leer este interesante artículo en el blog Addenda et corrigenda. Tiene algunos años, pero sus reflexiones e interrogantes siguen vigentes. Es en catalán y es fácil de entender o se puede traducir con Google.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

4 Comments

  1. Hola Bernat, he querido navegar la página de B de Books y me fui. Quería encontrar la versión digital de libros que tengo en papel, pero es que no hay forma de encontrar un libro. de los libros que vi, no pasan los 20, y encontré de 5.99€ para arriba. Y también me ha molestado que quiera ver más de un libro y el link te deriva directamente a la tienda y ni siquiera se abre en una nueva página; es decir, te vas de B de Books. En resumen, terminé abandonando la página porque decepción y leyendo tu post identifico que lo que me molestó es que me engañaran. Leí tanto en prensa que mis expectativas eran muy altas cuando llegué a la web y va que me encuentro con lo que hay… Espero que la web mejore, añadan obras en digital y sumen contenidos provechosos.
    ¡Buen fin de semana!

    1. Hola Mariana,

      Lo que describes es un caso de lo que en marketing y publicidad -donde son muy amantes de los anglicismos- llaman “over promise”. Es decir, el efecto contraproducente que provoca el hecho de prometer algo que luego no puedes cumplir.

      La web no mejorará demasiado, lo que le falta es tan básico que el problema es de concepto. Este blog, o el tuyo, es más sofisticado que la web de B de Books. ¡No tiene ningún sentido!

      A corto plazo eso casi no les pasará factura. Si uno se pasea por las webs de muchas de las editoriales “con renombre”, se dará cuenta que son decepcionantes. ¿Eso les penaliza las ventas? Mientras el libro sea sobre todo en papel, no o, en todo caso, muy poco. Pero a medida que el libro se vaya digitalizando, disponer de una web de altas prestaciones va a generar más ventas.

      Gracias por pasarte por aquí una vez más! Me has dado alguna que otra nueva idea!

      Bernat Ruiz

  2. “Pero sellos generalistas –es decir, que no sean de nicho o género- hay varios más que, desde hace algunos años, se van sumando a la edición exclusivamente digital o van digitalizando cada vez más sus colecciones.”

    No me gusta un pelo que esta gente empiece segregando las editoriales “serias” de las frikis. ¿Qué pasa, que Grupo AJEC no cuenta? ¿Torre de Marfil? ¿Otras tantas que se me escapan? Y eso de separar editoriales en digitales y tradicionales me parece del todo ridículo. Entiendo que haya editoriales solo digitales, por eso de ahorrar costes y tener más alcance potencial, pero ¿que una editorial tradicional cree una sección digital independiente? Como el caso de Scyla eBooks (otros frikis de nicho), con su ebook y medio publicado, otra decisión ridícula de Planeta. Si ya publicas en papel, ¿no será más fácil publicar también en digital? Será cosas del marketing y que mola más vender ebooks que pbooks.

    “Precios adecuados: que van de 1,99 a 9,99 €. Pueden hacerlo porque ellos son los editores, claro.”

    Bueno, si esperan que terceros vendan sus libros, con la Ley del libro (que, misterios de la vida, se aplica también a los libros digitales) están obligados a dejar que las librerías vendan con un 5 % de descuento sobre el precio de venta. En España es ilegal que las editoriales vendan más barato que las librerías, salvo saldos y demás excepciones.

    “Tampoco encuentro los 1,99€ por ninguna parte.”

    No lo dudes, los “libros” a 1,99 € llegarán con las ofertas “exclusivamente” digitales de 2012. Es lo que ha hecho Scyla eBooks, intentar colar una novela corta como ebook baratito. Tiempo al tiempo. No van a vender novelas de cuatrocientas “páginas” de autores no noveles a dos euritos ni de coña.

    Sobre lo inútil que es su web (búsqueda, navegación, contenidos), de momento me guardo la opinión. A diferencia de Amazon, que suele sacar las cosas cuando las tiene listas, las editoriales españolas prefieren anunciar a bombo y platillo en la prensa primero y seis o doce meses después, sacar el producto final. Libranda, Scyla eBooks, etc.

  3. […] a pesar de que también tengo que dar la razón a “algunos peros” de calado que leo en posts tan interesantes como este de Bernat Ruíz Domènech. El más importante: que de alguna forma ningunean el trabajo hecho antes por los […]

Comments are closed.