En mi artículo sobre librosinlibro.es del pasado 13 de noviembre cometí un error de apreciación. Manuel Rodríguez, uno de los responsables de la tienda digital y a la sazón miembro del equipo de las editoriales Reino de Cordelia y Rey Lear, se puso en contacto conmigo para disiparme algunas dudas. Aquí se recoge lo más destacable de una breve pero interesante conversación telefónica.

Cuando hablo de alguna iniciativa empresarial plasmada en un sitio web, entro al mencionado sitio sin ponerme en contacto con sus responsables. Hago eso porque quiero entrar como lo haría un usuario cualquiera, de modo que sea el propio sitio el que me hable. Por eso a veces cometo algún que otro error de apreciación.

Manuel reaccionó prontamente ante mi error. Me contó que hace tres años pusieron en marcha este proyecto, que vio la luz en octubre. Durante la conversación charlamos acerca de algunos aspectos mencionados en mi artículo:

a/ ¿Por qué no ofrecen PDF? Para librosinlibro.es un PDF no es un libro electrónico. Al parecer esa idea la comparten con varias plataformas de venta. Le comenté a Manuel que, para un usuario poco introducido en el libro digital, EPUB o MOBI son formatos conceptualmente difíciles y el PDF puede ayudar a hacer de puente tecnológico. Estuvo parcialmente de acuerdo y me comentó que algunos de los libros que ya están a la venta se habían creado con programas de edición destinados al papel, pero me señaló que su apuesta por los formatos avanzados es estratégica y que asumen su parte en la labor de educar a los usuarios en las bondades de los nuevos formatos.

Admirable pero, en mi opinión, muy arriesgado. Si uno puede ofrecer un formato –y pueden- deberían hacerlo. Que sea minoritario, que ciertas plataformas de venta prescindan de él, no es suficiente motivo para hacerlo. Lo será en un futuro no muy lejano, pero en plena implantación del libro digital, ofrecer el máximo de opciones para que el máximo de lectores se vayan subiendo al carro, es muy aconsejable.

b/ ¿Por qué debo registrarme? Para poder comprar en librosinlibro.es debo registrarme. Eso no sería estrictamente necesario. Manuel Rodríguez me comentó que el registro permite disfrutar de toda una serie de servicios a los que se accede en el área de cliente, como por ejemplo hasta cinco descargas del mismo archivo, entre otros. Teniendo en cuenta que sus libros carecen de DRM y que pueden ser copiados en los dispositivos que cada cliente considere oportunos, esa es una medida de seguridad y confianza que se agradece. Pero hay algo que para mí es todavía más importante: dar opciones al comprador.

Si hoy entro en cualquier librería física, podré comprar un libro de papel sin dar mi nombre si pago en metálico. Sólo si pago con tarjeta sabrán quien soy, pero eso es un accidente de la forma de pago. Nadie me obliga a hacerme el carnet de su librería. Esa opción debería estar presente también en cualquier librería digital. Debo poder entrar y salir sin dejar de mí nada más que un pago con tarjeta o PayPal.

c/ Atención a los medios de comunicación: la vocación de librosinlibros.es de atender a los medios de comunicación es genuina. La prueba es que se pusieran en contacto con quien está detrás de este blog, que es de alcance modesto y diminuto. Para ellos es muy importante cada contacto, cada noticia que suscitan. Si la mejor política para un gigante puede ser no entrar en conversación con liliputienses a no ser que estos se pongan de acuerdo –véase el caso de La Noria-, en el caso de proyectos pequeños o medianos es necesario responder las inquietudes de tantos como sea humanamente posible, pues viven de pequeñas acciones, del boca-oreja, de un trabajo constante, callado y paciente de convencer, día sí, día también, cliente tras cliente. Ellos son mucho más sensibles a pérdidas de reputación por una mala crítica, necesitan cultivar mucho más la percepción positiva de su producto. No se pueden permitir muchas pérdidas de reputación. Por eso intentan cuidar a quien habla de ellos o, como mínimo, dar la información que falte.

Me reafirmo en mi conclusión acerca de librosinlibro.es: un buen proyecto, sólidamente preparado, con una visión clara de lo que quieren y a dónde van, y la voluntad de ir buscando sinergias y complicidades para crecer. Son conscientes de sus errores y trabajan para detectarlos y resolverlos. Espero poder valorar su trabajo de edición digital en breve, cuando le haya hincado el diente a alguno de sus interesantes títulos.

 

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional