MESC

Como ya comenté en su día, Seebook es una herramienta muy eficaz para vender libros digitales en librerías físicas. Una de las opciones que ofrece esta empresa de Barcelona es monitorizar la respuesta de sus campañas de lanzamiento dirigidas a medios de comunicación.

A diferencia de lo que sucede con el libro de papel, con el libro digital la información relativa al título que se distribuye –se venda o no– puede viajar con la misma facilidad en ambos sentidos. Si la Ley Orgánica de Protección de Datos no lo prohibiera y las plataformas como Amazon –entre muchas otras– no lo impidieran el editor, y con él el autor, podrían saber quién compra sus libros, es decir, podrían conocer directamente a su público.

Hasta no hace mucho las editoriales dedicaban un porcentaje apreciable de los ejemplares a promocionar el libro entre críticos, periodistas y blogueros especializados. Con el tiempo fueron sustituyendo el envío de ejemplares por el de PDF; así se ahorraban (casi) todos los ejemplares de promoción y los gastos de envío. Poco más. Pero mientras un libro de papel es un gasto y un objeto que puede ser recibido como un obsequio –y revendido, pero ese es otro tema– un e-mail está a un solo clic de ser borrado y su destinatario muy cerca de terminar en la carpeta de spam.

Sin tener que preguntar ni esperar la reseña

Hasta hoy, la única forma de saber si un libro interesa al periodista o crítico a quien se le manda es esperar y ver una reseña publicada o contactar con él directamente para indagar si publicará una nota. En función de los medios de los que disponga la editorial este trabajo se puede hacer de forma más o menos minuciosa.

Es imposible obligar a nadie a publicar una reseña; hay que confiar en la suerte, en la perspicacia del responsable de marketing o comunicación y en caerle en gracia a los periodistas. Saber si le interesa el catálogo de nuestra editorial es algo que todavía debemos confiar al análisis de lo publicado. Es un sistema orientativo: no sabemos si el hecho que haya publicado poco o nada de nuestra editorial se debe al desinterés, a la falta de espacio en el medio a que siempre pasan otras cosas por delante. En este caso habrá que de esperar el momento adecuado; si lo que hacemos no le interesa estamos tirando el tiempo y el dinero sin saberlo. Es un coste de oportunidad.

Seebook ofrece su sistema para que las editoriales envíen a los medios y líderes de opinión sus libros en Epub y PDF. El funcionamiento respeta la Ley de Protección de Datos y permite a la editorial trazar el comportamiento del destinatario del libro. Funciona del siguiente modo:

  • Una parte de las tarjetas que la editorial ha contratado a Seebook –el porcentaje que desee– se envían a sus destinatarios. De esa labor suele encargarse la editorial.
  • Cada tarjeta tiene un número, una matrícula única que las distingue de las demás. La editorial sabe qué números ha mandado a sus respectivos destinatarios mientras que Seebook sabe qué números han sido activados y descargados.
  • Seebook puede comunicar a la editorial qué números han sido descargados –y cuándo– sin necesidad de transferir datos personales. Es la propia editorial la que se encarga de cruzar los datos: sabe qué números se han enviado, a quién y qué han hecho con ellos.

De esta manera y a un coste asumible la editorial puede saber quién se descarga siempre sus títulos, quién sólo se descarga algunos –deduciendo, con el tiempo, si tiene autores o géneros predilectos– y quién nunca se interesa por sus contenidos. La editorial puede afinar mejor sus esfuerzos de promoción orientándolos a aquellos periodistas, críticos y blogueros más receptivos, o bien dedicar otro tipo de esfuerzos en convencer a los que se muestren indiferentes. Además, al ser Seebook un soporte físico, cada tarjeta puede ser personalizada: el editor puede dedicar un mensaje a mano, mucho más personal que un e-mail. Hay cosas que, posiblemente, siempre mantendrán su valor.

Los editores cada vez disponen de más herramientas para conocer el comportamiento de aquellos en quien deben apoyarse –y a quien deben apoyar– para dar a conocer sus novedades y catálogos. Obviamente Seebook sólo puede usarse con títulos que cuenten con versión digital. Otro motivo más para digitalizar los libros.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

One Comment

  1. […] – Como ya comenté en su día, Seebook es una herramienta muy eficaz para vender libros digitales en librerías físicas. Una de las opciones que ofrece esta empresa de Barcelona es monitorizar la resp…  […]

Comments are closed.