Día: 18 enero, 2015

“Recuérdame que no vuelva nunca más al cine”

– Sábado por la tarde. Tras una de las semanas más difíciles de mi vida decidí ir al cine con una buena amiga para distraerme. Ella propuso ir a ver The Babadook; pese a tratarse de una buena película a media sesión le dije: “recuérdame que no vuelva nunca más al cine”. Ir al cine era un suave y agradable anacronismo, una experiencia algo más especial que ver el cine en casa. Ir al cine tenía algo de ritual, algo que compensaba el cúmulo de disfunciones que la habitual experiencia de usuario ofrecía. Ayer fue diferente. Al llegar ante las...

/ 18 enero, 2015