LIBURUTEGIAK

En la anterior entrega de esta serie hablaba de la biblioteca digital vasca, Liburuklik. Decía en mi artículo que se trata de una muy buena iniciativa con luces y sombras. A tenor de un extenso comentario del Servicio de Bibliotecas del Gobierno Vasco en el hilo del mencionado artículo, hoy debo rectificar acerca de algunas sombras.

Reproduzco a continuación, para comentar después, lo más destacable del comentario y que más difiere de mi artículo:

[…]

Sentimos comunicarte que los cálculos realizados en tu post son incorrectos dado que el Gobierno Vasco no solo comprará títulos de los editores vascos. Estamos ya en conversaciones con editores de todo el estado español, así como editores de varios países de nuestro entorno para ofrecer a los lectores de las bibliotecas de Euskadi una amplia oferta de libros en varios idiomas (euskera, castellano, inglés, francés, etc.) También estamos evaluando la posibilidad a añadir contenidos autoeditados para enriquecer el catálogo de préstamo, así como otros contenidos como audiolibros, apps educativas, contenidos audiovisuales, etc.

Una de las principales singularidades de esta iniciativa es que la selección de títulos se está llevando a cabo teniendo en cuenta la demanda de los usuarios, así como los criterios de los bibliotecarios de la Red de Bibliotecas de Euskadi. En vez de aceptar un lote como obligan otras modelos de préstamo…, hemos decidido seleccionar y adquirir uno a uno cada título aunque resulte más caro que la compra por paquetes. Esta modalidad ofrece una mayor relevancia a la plataforma del Servicio de Bibliotecas Públicas del Gobierno Vasco dado que los títulos seleccionados son más pertinentes para los lectores al ajustarse a las criterios marcadas por los bibliotecarios.

Por otro lado, el modelo seleccionado hace un excelente uso del presupuesto asignado a este proyecto dado que el Gobierno Vasco no deberá renovar la licencia correspondiente hasta que expire el último de sus préstamos. Cada libro adquirido tendrá una licencia de 20 préstamos durante un tiempo indefinido. Gracias a esta flexibilidad, los bibliotecarios de Euskadi pondrán prestar un amplio catálogo durante más tiempo a sus usuarios, al igual que les permitirá medir la demanda de cada uno de ellos.

[…]

Servicio de Bibliotecas del Gobierno Vasco

Tienen toda la razón, si compran libros allende el País Vasco mis cálculos no sirven porque el catálogo disponible es mucho más grande. Espero un sesgo positivo hacia los editores vascos –son (casi) los únicos que editan en dicho idioma- pero es evidente que en castellano la oferta es mucho más rica y, por eso, el presupuesto mucho más justificado.

Agradezco que aclaren que la compra es por títulos individuales y no por paquetes; aunque yo tenía la sensación que eso se deducía de mi redactado, es cierto que no lo exponía claramente y podía inducir a error.

En lo que no puedo estar de acuerdo es en el excelente uso del presupuesto asignado. Es cierto que de los recursos disponibles se hace un buen uso dado el modelo de licencia no concurrente por tiempo indefinido, pero no puede decirse que sea excelente, pues el precio medio por licencia y préstamo sigue siendo alto. Como ellos apuntan, el tiempo y la práctica pondrán las cosas en su sitio; bajo esa premisa no me parece mal sobre-dotar un poco el proyecto.

Benditos ellos que pueden dedicar dinero de más a cuestiones culturales y ojalá que todos los problemas que tengan sean sólo de detalle. Felicidades por un proyecto tan prometedor que espero que el tiempo confirme. Necesitamos más políticas públicas activas como ésta.

Nota: La semana que viene prometo publicar las dos entregas que faltan (de momento) de esta serie.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

One Comment

  1. Como se suele decir del dicho al hecho hay gran trecho. El proyecto va a empezar primero en piloto y ya con un tiempo de reatraso. Después veremos cómo empieza a rular a partir de septiembre y, en cualquier caso, el sistema en su arranque consta de muchas carencias, solo existe una modalidad de préstamo lo cual es restrictivo hacia editores que estén dispuestos a ser más generosos tanto en plazo, licencias como en niveles de protección y los editores les han metido un gol al asegurarse el cobro aunque no haya préstamo.

Comments are closed.