VUELVA USTED MAÑANA– Imagen: el genial Forges –

A finales de agosto me puse en contacto con Nubico para conocer su proyecto. El objetivo era doble: documentarme para el módulo en distribución y comercialización digital de libros que impartiré este octubre en el Máster de Edición Digital de IPECC, y escribir un artículo en este blog. La cosa ha resultado… bueno, este es el relato.

Nubico fue presentada a la prensa hace unos meses. Los medios de comunicación se hicieron eco de su aparición durante el mes de junio, julio y agosto, por el habitual procedimiento de copipegado de nota de prensa con ocasional maquillaje por parte del becario disponible, algo que están repitiendo estos días. Lo único que se sabe de ellos está perfectamente explicado en prensa, por lo cual no añadiré nada más. De hecho, aunque intentara añadir algo no podría…

Buscando información

Lo primero que hice fue intentar documentarme en la web de Nubico y en la de Booquo para intentar entender si eran el mismo perro con distinto collar o bien eran dos proyectos distintos. No saqué demasiado en claro aunque el domicilio, en la Travessera de Gracia de Barcelona, era el mismo. Ahora ya sé que es el mismo chucho con el collar cambiado, pero no gracias a ellos. La información facilitada en ambos lugares es… escasa. En Booquo, que ahora ha evolucionado –cosas de la neolengua- ni siquiera era posible contactar con ellos. En Nubico, sí.

Mandando unos e-mails

Una vez me hube frustrado tres o cuatro veces en la web de Nubico intentando encontrar información mínimamente útil –en comparación, la muy hermética Amazon, es un pozo rebosante- escribí un e-mail al departamento de comunicación que te invitan a conocer bajo la deslumbrante frase:

Hablemos sobre Nubico. Si estás interesado en nuestro proyecto, conoce a nuestro equipo de Comunicación.

Como estaba interesado en su proyecto, el pasado 21 de agosto redacté un e-mail muy formal, identificándome correctamente, hablándoles de este blog, hablándoles también del Máster, asegurando que en caso necesario respetaría el off the record y el posible embargo hasta fecha determinada y realizando algunas preguntas bastante sencillas y de las cuales ya podía suponerse o deducirse la respuesta:

  • Booquo se convierte en Nubico? a tenor de los banners que pueden verse en Booquo, parece que sí. Podrían darme algún detalle más de la transición?

  • En Nubico hablan de unos 4.000 títulos disponibles. ¿Qué editoriales y en qué proporción están presentes?

  • ¿Qué trato comercial ofrece Nubico a las editoriales, ya sea en el modelo Premium, como en la venta de ebooks?

  • ¿Qué previsiones de crecimiento, tanto en ventas como en oferta de títulos, tienen ahora mismo?

  • ¿Con qué distribuidores (Libranda, etc…) trabajan? ¿Los editores deben (o pueden) tratar directamente con Nubico o deben pasar por alguna distribuidora intermedia?

  • ¿Disponen de un dossier de prensa?

Lo único que sucedió fue que el e-mail vino devuelto por ignorarse el destinatario. Me quedé sin conocer al equipo de comunicación. Sin demasiada convicción mandé sendos e-mails al departamento comercial –mismo resultado- y al departamento de atención al cliente. Parece que llegó, pero yo ya estaba lo suficientemente escamado como para contemplar otras formas de contactar con Nubico.

Lanzando un mensaje en Twitter

Tras la frustrante experiencia con el correo electrónico decidí preguntar en Twitter. Mi mensaje fue recogido por un reputado profesional de la edición que tuvo la gentileza de recomendarme y ponerme en contacto, via e-mail, con un directivo de Planeta.

¿Recibiendo respuesta?… más o menos

Al cabo de unos días recibí respuesta del departamento de atención al cliente –uno de mis e-mails había llegado a buen puerto- según el cual:

Hola Bernat,

¡Muchas gracias por tu interés en Nubico!

Te informamos de que hemos hecho llegar tu mensaje al equipo de Nubico para que contacten contigo lo antes posible.

Recibe un cordial saludo,

Y tras el que, al día siguiente, llegó este:

Hola de nuevo,

En referencia a nuestro mensaje de ayer, concretarte que nuestra responsable de marketing y comunicación se pondrá en contacto contigo a partir de la próxima semana.

Muchas gracias a ti por tu interés.

Un saludo,

¿Recibiendo respuesta?… pues tampoco

Días más tarde –esto toma un ritmo muy del siglo pasado, ¿no creen?- recibí un e-mail de una agencia de comunicación. Cuando dos gigantes como Telefónica y Planeta (Bertelsmann participa al 50% en Círculo de Lectores, pero les debe pillar un poco lejos) encargan su comunicación a una agencia externa es que aquello que están comunicando les importa un pito; otra cosa es cuando lo hace una PYME, que no puede permitirse sobrecargar su estructura. Dicho e-mail decía lo siguiente:

Buenas Bernat,

Mi nombre es Perico de los Palotes [nombre inventado, no me apetece linchar a un inocente], de Indie PR, la agencia de comunicación que está colaborando con Nubico. En este momento, la plataforma aún está en su fase final de desarrollo y esperamos poder presentarla este mismo septiembre. Así, el próximo mes realizaremos un acto de presentación en el que detallaremos toda nuestra oferta comercial y de negocio y a partir de ahí podremos contestar todas las preguntas que nos has realizado.

Me apunto tu contacto en mi agenda y en cuanto me sea posible facilitarte las respuestas a tus cuestiones te las haré llegar para que puedas preparar los contenidos para el máster, así como cualquier otra pregunta que te surja en ese momento sobre Nubico, también para el blog.

Un saludo,

¡Ah! Por si acaso alguien sale con aquello de el correo es confidencial, sepa que, si no es de carácter personal y por lo tanto no se atenta contra la intimidad de nadie –no aplica- y en ausencia de disclaimer del tipo este mensaje y su contenido es confidencial y si lo revela será fulminado por un rayo, su publicación es perfectamente lícita.

Interludio

Teniendo en cuenta que el mencionado e-mail llegó el 28 de agosto, entendí que la presentación sería en septiembre. A estas alturas empezaba a dudar de si era apropiado hablar de Nubico en el Máster o si era mejor presentarlo como un caso demostrativo de mala comunicación. Aún así seguí intentándolo porque Nubico será un actor muy relevante en el panorama comercial del e-book y me apetecía hablar de él de la forma lo más objetiva posible.

Insistiendo con educación

Cuando uno recibe la respuesta, que yo recibí, de la agencia de comunicación que habla de parte de un gigante, ya puede darse por vencido. Aún así quise realizar algunas educadas objeciones buscando la complicidad de mi interlocutor (es un poco larga y la trama se entiende perfectamente sin necesidad de leerla):

Ante todo, gracias por ponerte en contacto conmigo. Entiendo lo que dices y comprendo vuestros argumentos, pero el escenario que propones no es muy operativo. Como bien sabrás, la preparación de un Máster no se limita a poner una serie de tiendas digitales en fila para hablar de ellas sin demasiado criterio.

De lo que se trata es de comprender como funciona Nubico con cierta profundidad para incluirla en un temario lógico para que los alumnos del Máster (directivos de pequeñas y medianas editoriales, un público que sin duda os interesa) vean la utilidad de una propuesta como la vuestra.

Es decir: no se trata de repasar pormenorizadamente cada una de las tiendas de Internet (cosa imposible a parte de que eso pueden hacerlo solos), sino de que comprendan los diferentes modelos existentes. Para ello puedo basarme en Nubico, o en otros casos. Sea como fuere, necesitaría la información con tiempo para trabajar con ella. La alternativa es no hablar de Nubico en el Máster (y sólo hacerlo en el blog cuando os presentéis oficialmente).

Resumiendo: entiendo que seáis celosos con la información, porque no es plan que os pisen la presentación o que haya filtraciones, pero para eso, como también sabéis, existen las notas de prensa embargadas (incluso dossiers enteros embargados). Como ya hice en mi anterior e-mail, reitero mi compromiso de respetar la fecha de difusión que impongáis sobre la información, como no puede ser de otro modo. Trabajo en el departamento de comunicación de una gran empresa y soy sensible a este tipo de cosas.

Finalmente: las respuestas a las preguntas que formulo son todas ellas, hasta cierto punto, deducibles, pero preferiría contar con vuestra ayuda.

¿Recibiendo respuesta?… cuando todo pierde sentido

Yo ya era consciente que el asunto no dependía de la complicidad de mi interlocutor, que no dudé que era mucha. Esperaba, como mínimo, que soltara prenda en algún aspecto mínimamente interesante –fecha de presentación, cuatro datos fiables. Pues no. El día 2 de septiembre recibí esto:

Buenas Bernat,

Desde NUBICO me confirman que por el momento no podemos facilitar información al respecto por ninguna causa aunque me han permitido que te comente algunos detalles generales sobre la plataforma y la transición de Booquo a NUBICO siempre y cuando sea por teléfono y que nos asegures la confidencialidad hasta el momento en que se presente oficialmente el servicio. Son excesivamente celosos con todo lo relacionado con filtraciones y demás (hubo algunas a principio de año y no les hicieron gracia) y además al estar Telefónica y Planeta detrás hay mucho control por parte de todos los socios.

Si te parece facilítame un número de teléfono y una hora a la que te pueda llamar para tratar de contestar a tus preguntas en la medida en que pueda.

Un saludo,

Podría haber aprovechado el cable que el editor me echó en Twitter cuando me puso en contacto con un alto directivo de Planeta –que, por cierto, nunca acusó recibo de dicho cable- pero preferí no hacerlo, y luego explicaré por qué.

Despedida y cierre

Tras unos cuantos días meditando mi respuesta, les mandé esto:

Hola de nuevo Perico,

He tardado un poco en responder pues le he estado dando algunas vueltas al asunto. Estoy un poco desconcertado porque, pese a tratarse efectivamente de una versión Beta (hay webs que se pasan años en ese estado) Nubico ya es operativo, ya opera en modo Premium y creo que ya ofrece todos, o casi todos, los servicios.

Por otro lado, también me pregunto -y te pregunto- si a los medios llamados tradicionales (periódicos, televisiones, radios, etc…) los tratan igual o bien son más considerados.

¿Podéis decirme, al menos, qué día se prevé la “presentación” oficial de Nubico? ¿En esa fecha podré recibir información, por escrito, de todo lo que pregunto? (que tampoco es nada del otro mundo…)

He estado meditando sobre lo de la llamada telefónica. Os lo agradezco, pero no me parece un trato propio del siglo XXI, mucho menos de una empresa (Nubico) que se precia de ser una opción para la lectura y consumo del libro digital ni de unos gigantes (Telefónica y Planeta) que saben cómo comunicarse cuando les conviene. Una conversación telefónica ligada a confidencialidad es lo mismo que un e-mail: hoy en día es tan fácil grabar la llamada como reenviar un correo electrónico.

Muchas gracias por tu atención.

Ni esperaba recibir, ni he recibido, ni recibiré, respuesta. No tengo ninguna duda.

Hablemos sobre Nubico”, ¿recuerdan?

Cualquier empresa es libre de denegar información a cualquier persona, sea quien sea y por las razones que sea. Este artículo no es una pataleta por no haber recibido información, es por cómo lo han hecho y porque es un síntoma de un problema de cultura empresarial mucho más profundo. Cuando alguien dice a los cuatro vientos Hablemos de mí, no es muy decoroso negarse a hacerlo por si te chivas. A no ser, claro está, que lo único que se persiga es la clonación acrítica de notas de prensa.

Para una empresa, la noticia siempre debería ser lo que hace. Si la noticia no es lo que hace, será cómo lo hace; eso incluye cómo se comunica. Si se comunica mal, generará malas noticias.

Hagamos la comparación más odiosa que pueda hacerse en el libro digital, comparemos la comunicación de Nubico –y la de un grupo como Planeta- con la de Amazon. Amazon tiene fama de ser hermética, hasta el punto que cualquier entrevista a uno de sus responsables en España o en Europa –ya sin mencionar al inalcanzable Bezos- es la cosa más insulsa y aburrida que se pueda imaginar; no sueltan nada que no esté ya publicado o a punto de publicarse. Pero si uno entra en la web de Amazon España podrá pasarse horas leyendo acerca de sus políticas, tarifas, modelo de negocio, etc., y, si a uno todavía le quedan ganas, puede seguir leyendo información relacionada con la compañía en amazon.com y, si todavía no ha perdido la consciencia, puede hincarle el diente al apartado de prensa. Horas de lectura de tutoriales, de videotutoriales y de notas y dossieres de prensa. Amazon es noticia por lo que hace y por cómo lo hace. Y le da excelentes resultados. Porque transmite seguridad entre muchas otras cosas.

Basta con un poco de sentido común. Basta con dejar atrás la tan hispánica comunicación de la capillita, del compadreo, del amiguete, de la exclusiva, del secretito, un estilo que me niego a practicar en lo posible, por eso me negué a ponerme en contacto directamente con el directivo de Planeta que mencionaba: yo no pedía información sensible, pedía información útil para conocer Nubico, su forma de trabajar y cómo encajaba en ella una editorial cualquiera. Yo no quería pedir un favor sino ofrecer un trato con el que todo el mundo podía salir ganando: informar. Pedía información que debería estar ya publicada en su web y que sigue brillando por su ausencia. Información que dudo que llegue a publicarse nunca.

Seguimos sin entender uno de los aspectos que hace grande no sólo a Amazon sino a muchos nuevos negocios: la información, la transparencia, la seguridad que transmiten cuando cuentan algo. No les convierte en mejores personas, no mejora su producto, no reduce los perjuicios y distorsiones que provocan en los mercados en los que operan, ni siquiera convierte lo que dicen en más cierto, pero sí mejora la percepción del público acerca de sus compañías y sus productos. Aquí seguimos como en la España de Mariano José de Larra: Vuelva usted mañana…

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

5 Comments

  1. Apreciado Bernat, te adjunto enlace de mi/vuestro blog sobre Nubico:

    http://jaimejaner.blogspot.com.es/2013/09/leer-en-la-nube-un-e-book-es-hoy-por.html

    Saludos cordiales desde BCN (cada día más caduca).

    1. Gracias Jaime!

      En cuanto a Barcelona… hay cierto movimiento subterráneo bastante interesante. Veremos cosas.

      Hasta pronto!

  2. […] de nuevo, quería ampliar la noticia de la semana pasada sobre Nubico , pues a través del blog verba volant, scripta manent, me he enterado que no es oro todo lo que reluce en esta plataforma, pero me ha apetecido más […]

  3. Buenas Bernat,

    soy un feliz usuario premium de Nubico, que realmente me parece una buena idea (para gente que lea bastantes libros, si no, no te sale a cuenta). El único problema que he encontrado es que no tiene todos los libros que he buscado (en epubgratis o epublibre tienen más del doble de títulos), pero me parece comodísimo tener una “tarifa plana” al mes, y leer todo lo que te dé la gana, sin preocuparte de pensar qué libros quieres leer, o de dejarlo a medias si no te gusta.

    Me parece que las comunicaciones que has mandado a Nubico no son realistas para nada, y sin ánimo de ofender, creo que has buscado desde el principio dinamitar el proyecto. ¿De verdad crees que esos mismos correos en Amazon te los hubieran respondido? ¿Eres capaz de hacer tú un proyecto mejor y más transparente?

    Entiendo que pueda no gustarte Nubico o Booquo, eres libre de buscar otras páginas que te gusten más y hablar de ellas en tu blog, pero este tipo de artículos troll no me parecen en absoluto constructivos.

    Te dejo un enlace que me ha traído a la memoria tu artículo: http://zenpencils.com/comic/144-the-artist-troll-war-1-hatred-breeds-hatred/

    Un saludo.

    1. Hola,
      Ante todo, te agradezco tu extenso y razonado comentario, con el que no puedo estar más en desacuerdo. Creo que no has entendido ni el motivo, ni la forma, ni el fondo del artículo.

      En primer lugar, no entré a fondo en el modelo de negocio de Nubico y su viabilidad, aunque diversos parámetros invitan a pensar que está deficientemente concebido. Pero es evidente que si, como afirmas, tú no necesitas pensar qué libros quieres leer, no te importa que no esté todo lo que buscas, y prefieres dejar eso en manos de Nubico, está claro que eres su cliente tipo. Yo prefiero pensar y elegir qué leo, y luego decidir donde lo compro, alquilo, o pido prestado (aunque normalmente compro).

      En segundo lugar, me puse en contacto con Nubico para conocer información que ellos no daban en su web, información interesante para los profesionales de la edición, que es a quienes va dirigido este blog. Tu alusión a Amazon no tiene ningún sentido, por dos razones que ya expuse en mi artículo: por un lado porque ya afirmé que Amazon no cuenta nada más que lo que dice en su web (en eso es como Nubico), pero por otro la información que ofrece Amazon en sus diferentes web es enorme. No tuve ninguna necesidad de preguntar a nadie de Amazon cómo funcionan, porque ellos ya lo cuentan de forma extensísima. Estarás de acuerdo que Nubico NO puede decir lo mismo.

      En tercer lugar el eje de mi crítica iba dirigido a la pésima política de comunicación de Nubico, que nada tiene que ver con que tú estés satisfecho con su servicio. Son dos cosas diferentes. Me comprometí con ellos a respetar el off-the-record, a embargar la noticia hasta la fecha que ellos consideraran oportuna, a salvaguardar ciertos datos en caso que no quisieran publicarlos. En suma, me comprometí a todo lo que se compromete cualquier periodista. No hubo manera; su estilo de comunicación sigue anclado en el siglo XX. Es su problema, no el mío.

      Finalmente, mi artículo no es troll porque razono cada afirmación que hago e intento ilustrarla con datos e información verificable. Un troll, por definición, hace todo lo contrario. Más troll me parece la actitud de Nubico, que no permite conocer su modelo de negocio ni hablar de ello. Lo único que pedía yo en mi artículo es que aprendan a comunicarse como ya lo están haciendo otras muchas empresas que trabajan en Internet. Siguen sin hacerlo. Una vez más, es su problema, no el mío.

      Un saludo y hasta pronto.

Comments are closed.