MRMARSHALL

Como bloguero vuestro que soy, os debo una actualización, y esta actualización que os debo, os la voy a dar. El pasado jueves 25 de julio publiqué un artículo en el que contaba cómo la FGEE había comunicado a los editores que la pasarela DILVE-Libranda pasaba a ser de pago con efectos retroactivos. La deficiente comunicación de la FGEE me llevó a pensar, quizás erróneamente, que detrás de todo estaba Libranda.

El viernes por la mañana, a primera hora, me puse en contacto con Libranda para deshacer el posible entuerto. Usé el formulario de contacto y les conté que había escrito un artículo en el que hablaba de la pasarela DILVE-Libranda y su cobro, que podía darse a entender que quien se beneficiaba era Libranda y que me gustaría conocer su versión para, llegado el caso, rectificar. También les aclaré que, de no recibir respuesta en breve, daría por buena la información que publiqué. Hoy, martes por la tarde, todavía no he recibido ninguna respuesta. No espero recibirla. 

Ya da un poco igual. Hay algunos comentarios muy lúcidos en mi anterior artículo. Jaime Janer está en lo cierto cuando dice que ya aburre tanta tontería y que deberíamos centrarnos en modelos que están funcionando más allá de nuestras fronteras. Arturo también acierta al mencionar que cada vez son más los profesionales que deciden trabajar al margen de “un club obsoleto en el que unos cuantos disfrutan y los demás pagan”. Enric Faura insiste en que Libranda, pese a ser el líder, no es el único y hay alternativas, y se pregunta por qué DILVE hizo un traje a medida para la mencionada distribuidora pero no para otras. Jorge Portland, quien me puso sobre aviso de que Libranda no se beneficiaba de las nuevas cuotas de la pasarela, también recuerda que hay otros modos de subir metadatos a Libranda. Finalmente, Mariana Eguaras recordó lo que cuesta trabajar con Libranda en otros aspectos.

Todos tienen razón pero la cuestión va por otro lado. Libranda es un coste de oportunidad que no nos podemos permitir, del mismo modo que no podemos permitirnos la FGEE y las externalidades negativas que impone al sector. Que los grandes de la edición española tiren el dinero en Libranda no es algo de lo que podamos despreocuparnos, pues el alcance estructural de sus errores perjudica a toda la industria editorial. Del mismo modo, que la FGEE sea gobernada como una encomienda extractiva perjudica muy seriamente a los pequeños y medianos editores.

Usar mal el dinero no sale gratis, tiene el efecto perverso de no realizar las inversiones correctas, algo que este país está aprendiendo a un coste muy doloroso. Por eso es necesario denunciar las rapaces trapacerías de la FGEE y la errática trayectoria de Libranda, porque sus errores, al final, los pagaremos todos. Construir alternativas no sólo es posible, también es muy necesario, pero para ello hay que convencer a muchos editores que todavía esperan que ciertos americanos pasen por su pueblo. Y sí, al final pasan. Pasan de largo. Pasan de ellos. 

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

2 Comments

  1. Magnífico post Bernat, no tengo nada más que decir, perfecta tu información, Libranda nunca responde; mala educación, falta de profesionalidad, prepotencia, departamento de prensa flojo.
    ¿Estarán de vacaciones?
    Recuerdo que decía Josep Pla en El payés y su mundo:
    “Después de la siega, en el mes de agosto, la gente trilla y en los campos no hay nadie. El sol y la luz agobian el país, el canto de las cigarras aumenta el deslumbramiento frenético del aire; después de comer, los payeses duermen a la sombra de la higuera del campo aledaño. A media tarde, con la azada al hombro, van a regar un rato al fresco de los pequeños huertos.”

    ¡Que tengas felices vacaciones!

  2. Completamente de acuerdo, Bernat,

    Como imagino ya sabes, hay alternativas en el mercado (DIGITAL BOOKS, Edi.cat, etc) con vocación internacional, que no son nada gravosas al editor y que pueden suplir o complementar perfectamente a LIBRANDA, proporcionando mejores ventajas y con una atención personalizada y vocacion de servicio.

    Saludos cordiales,

Comments are closed.