CABRA+ESCALERA2

Que el sector del libro español está en crisis, no es nada nuevo. Que la FGEE forma parte del problema y no de las soluciones, cada día está más claro. Pero que además de formar parte de ellos, los crea, es algo de lo que cada día estoy más convencido. Veamos lo que muchos editores recibieron por e-mail hace unos días:

Estimado/a Fulano de Tal,

Como usuario de la pasarela DILVE-Libranda nos ponemos en contacto con ustedes para informarles que, por acuerdo de la última Junta directiva de la Federación de Gremios de Editores de España celebrada a finales de junio, se va a proceder a cobrar por el uso de la pasarela DILVE-Libranda.

Si desean información sobre tarifas y procedimientos les recomendamos que contacten directamente con la Federación, cuyo teléfono de contacto es 915 345 195.

Un cordial saludo,

Equipo DILVE

Ni justificación de costes, ni un solo dato de dónde va realmente el dinero. Llama la atención que el único modo de obtener información sea llamando a un teléfono de la FGEE y, como veremos en breve, la forma de informar de las tarifas sea por correo postal.

Lo primero que hice cuando me enteré del asunto fue ir a la fuente. Tras un buen trago de agua, eché un vistazo a las noticias de la web de DILVE. Nada. Luego fui a la web de la FGEE. Ni una nota de prensa. Lo tristemente habitual en estos casos.

¿Cómo convertir DILVE en un corralito?

DILVE es una muy buena herramienta que se ha convertido en fundamental para el sector y brinda muchos servicios a la cadena del libro, tanto digital como de papel. Para hacernos una idea de qué representa DILVE veamos algunas cifras de 2012:

455.504 libros [títulos] gestionados.

926 editoriales [986 a julio de 2013].

394,6 millones de registros extraídos.

37.326 libros digitales, lo que representa un 8% del total.

3.555 usuarios [profesionales]

Todo este sistema lo alimentan las editoriales, que suben toda la información necesaria a DILVE. No crean que el proceso consiste en darle a la tecla “subir” y nada más. Hay un trabajo que requiere cierta dedicación porque por cada libro hay un montón de datos; es como debe ser si se quiere gestionar la cadena de valor con un mínimo de éxito.

Quien paga todo esto es la FGEE, aunque para ello recibe el patrocinio de CEDRO. En su momento también recibió algunas ayudas del Plan Avanza del Ministerio de Industria; también colabora –aunque no con dinero- la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Tal como puede leerse en la web de DILVE:

DILVE es un servicio gratuito para las distribuidoras, librerías, tiendas en línea, bibliotecas y otros agentes ofrecido por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) en colaboración con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

DILVE tiene, entre sus muchos servicios, la pasarela DILVE-Libranda para subir los libros a la plataforma mencionada. Es esta pasarela la que ahora dejará de ser gratuita. Es lo único que, al parecer, dejará de ser gratuito ¿La única razón que da Antonio María Ávila? Veamos qué dice en la carta que manda a los editores informando de los precios:

En la última Junta de la Federación de Gremios de Editores de España, se ha tomado la decisión de cobrar por los servicios extraordinarios de DILVE, como lo es la pasarela DILVE-Libranda, que durante este año debe ser ajustada a las nuevas necesidades de comunicación de precios para comercialización de obra digital fuera de España según las especificaciones de Libranda.

Actualización: me he puesto en contacto con Libranda, mediante e-mail, para que confirmen o desmientan la relación que Antonio María Ávila establece entre el pago por la pasarela DILVE-Libranda y la propia Libranda. Estoy pendiente de la respuesta.

Lo que no entiendo es por qué este servicio se considera extraordinario y otros no. ¿O bien no se enumeran los que sí lo son para extraordinarizarlos cuando sea necesario? Ofrecer un servicio gratuito, incluir en él a un montón de usuarios y, cuando ya tienes el chiringuito lleno, empezar a cobrar por ello sin previo aviso (las facturas se pasarán ya por lo subido el primer semestre de 2013) es, como mínimo, un poco feo. Pero así es como se monta un corralito del cual se beneficia Libranda.

Libranda no es un convento de hermanitas de los pobres que un día decidió dejar las magdalenas artesanas para montar una distribuidora de libros digitales, es una empresa participada por lo más granado de la edición española. Libranda se queda con una jugosa comisión por cada libro vendido y se beneficia, además, del caudal de información que los editores suben a DILVE. Libranda, en suma, tiene un modelo de negocio basado en la venta de aquello que distribuye. Pero como el pato de la pasarela les debe salir demasiado caro, han decidido que, ya que hay unos simpáticos rehenes editores que necesitan del invento para seguir vendiendo libros digitales, les van a cobrar un peaje por libro. Y ahí es cuando la cosa se pone todavía más fea.

El pequeño financia al grande

Cuantos más archivos suba una editorial mediante la pasarela, mayor partido estará sacando a la infraestructura, pues rentabilizará mucho más el coste fijo de mantenimiento, mientras que incrementará los costes variables. Eso significa que un modo racional de tarificar el funcionamiento de este tipo de cosas sería según el volumen y de forma directa: tanto subido, tanto pagado. Pero parece ser que la FGEE y Libranda ven las cosas de otro modo. Ellos creen que los pequeños deben pagar la infraestructura a los grandes. Este es el sistema de tarifas del que Antonio María Ávila ha informado a los editores:

  • Los primeros 100 títulos a 3€/título/año, con un mínimo de 60€/año

  • Del 101 al 250, a 2,5€/título/año

  • Del 251 al 400, a 2,0€/título/año

  • Del 401 al 550, a 1,5€/título/año

  • Más de 550, 1€/título/año

Los costes para una micro-editorial son más del triple –pues hay que contar el fijo de 60€- que para una gran editorial. Hay pequeñas editoriales independientes que editan 10 libros al año para las que los costes reales serán de 6€ por título y año; para alcanzar la tarifa neta de 3€ por título y año deberían multiplicar su producción por 10. Esto es demencial. ¿Cuántos libros digitales hay que vender sólo para pagar estos costes?

El problema es mucho más de concepto que de dinero –que también- y eso por distintos motivos:

  • Libranda ya cobra un porcentaje por venta realizada y es de ahí de donde debería salir la financiación de la pasarela. De lo contrario lo justo sería que, automáticamente, redujera el porcentaje por venta, ¿no?

  • La FGEE tiene entre sus –olvidadas- atribuciones trabajar para todos sus representados y, además, para todo el ecosistema editorial español. ¿A santo de qué decide plegarse a lo que le pide Libranda sin consultarlo a sus representados? En cualquier caso, ¿con qué criterio de justicia y proporcionalidad asigna –o acepta- un sistema tarifario tan regresivo e injusto como el anunciado?

  • No tengo muy claro que DILVE/Libranda/FGEE puedan cobrar por un servicio de forma retroactiva y dudo que haya contrato o cláusula que lo sustente; han creado una escasez local, tienen la llave de la puerta y se pueden poner muy persuasivos si alguien se niega a pagar: con cerrar el grifo les basta.

  • La imposición y la falta de explicaciones pertenecen a otra época. Estas no son formas de hacer las cosas. Como siempre, falta información, transparencia, tacto y algo muy, muy simple: sentido común. No basta con poner un teléfono a disposición de los editores, la gestión de la información debe ser proactiva en aras de generar confianza.

Puede que sí, que los editores deban pagar por subir los archivos. Puede que sí, que la comisión por venta de Libranda no cubra los costes y que eso deba ser repercutido a los editores. Puede que la FGEE tampoco disponga de ese dinero. Pero entonces no entiendo estas declaraciones de Antonio María Ávila en la sesión extraordinaria de la Comisión de Cultura del Senado del 12 de Junio de 2013 (página 15, penúltimo párrafo):

Ya hay un país, Brasil, curiosamente uno de lengua no española, que tiene una réplica del Dilve gracias a la transferencia de tecnología gratuita que hizo la Federación de Gremios de Editores a la Cámara Brasileña del Libro, y es posible que sea seguido por otros países.

El presupuesto de la FGEE proviene de las cuotas de los gremios territoriales que, a su vez, provienen de los editores afiliados, y de los presupuestos del Estado mediante subvenciones, entre otros conceptos. ¿Puede explicar el Director Ejecutivo de la FGEE por qué enajena bienes públicos españoles sin pedir nada a cambio y por qué cede gratuitamente una herramienta pagada entre todos sus asociados? Una cosa es trabajar con estándares abiertos y otra muy distinta regalar, gratis et amore, una infraestructura que costó mucho dinero poner en marcha. Un dinero que se confía a la FGEE para que lo administre, pero que no es suyo.

La FGEE se comporta como un corsario. Ellos, que tanto se llenan la boca con la piratería, en ciertos aspectos bordean, cuando no transgreden directamente, la legalidad. Blandiendo una herramienta –la pasarela- como si fuera un arma, intimidan a profesionales de la edición como si de rehenes se tratara mientras regalan DILVE a los editores brasileños –contra los que no tengo nada.

Otra forma de trabajar es posible. No podemos dejar la edición en manos como estas.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

26 Comments

  1. potser m’he perdut algun post, darrerament no els seguia prou seriosament i és una llàstima; però has parlat, Bernat, de LibriData? Hi ha força a dir… No és pas casual que aquí l’òrgan dels editors o llibreters es digui Gremi, mentre que a França en diuen Sindicat.

    1. Hola Maria,

      No, de LibriData no n’he parlat encara, com tampoc he parlat de l’alemanya Libreka, un altre cas interessant. De fet, la llista de temes pendents és llarguíssima i el temps, malauradament, molt escàs!

      Gràcies per tornar per aquí!

  2. Bernat, hay un dato que creo no queda reflejado en tu post y es el siguiente: que Libranda, además de cobrar un porcentaje de entre 15% y 45% del PVP del libro (según el servicio que se elija contratar con ellos), a partir de este año comenzaron a cobrar un fee anual extra a las editoriales, que va de los 600€, si se publica con ellos menos de 25 libros, a los 3500€, para las editoriales que publican más de 501 títulos al año (entre 26 y 100 títulos:1500 €; entre 101 y 500 títulos: 2500€). Resumen: una pequeña editorial que publica menos de 25 libros debe pagar 600€ + el 45% del PVP del libro para distribuir con Libranda. ¿Las editoriales ahora, además, tendrán que pagar otro fee, el que comentas, para acceder a Libranda? Es totalmente prohibitivo para cualquier pequeña o mediana editorial. simplemente, es inconcebible.

    1. Así es Mariana, como bien dices Libranda, por su lado, aplica su propio fee. Parece que la intención sea estrangular el desarrollo de la digitalización como negocio. Ciertamente inconcebible si este fuera un país un poco más normal.

  3. Siempre nos quedará Amazon, más de mil millones de lectores.
    http://jaimejaner.blogspot.com.es/2013/07/guia-para-publicar-en-amazon.html

    Saludos Bernat.

    1. Pues sí, así es, y tantos otros. Pero… un poco triste que esto sea así, ¿no?

      Saludos Jaime!

  4. Libranda de este tinglado no se lleva nada, es más, ni se le comunicó que esto se empezaba a cobrar. El caso es que libranda usa dulce como muchos otros actores del sector, para extraer datos. Esto es una cuota que cobra la Federación, de ahí libranda no se lleva un duro. Aviso: no soy defensor de libranda, cono ya saben los que me conocen, pero las cosas hay que decirlas como son. En este atraco el único asaltador es la FGEE. Añado, no es imprescindible usar la pasarela dilve-libranda para comunicar metadatos a libran da, hay otras formas.

    1. Hola Jorge,

      Pues me lo pones todavía peor, por dos motivos: porque la FGEE utiliza a Libranda como excusa y miente sobre el motivo, y porque el sistema de tarifas entonces sí que ya es un despropósito absoluto que beneficia a los grandes a sabiendas.

      Es cierto que no es imprescindible usar DILVE-Libranda para comunicar metadatos y subir archivos, pero usando DILVE habitualmente sí es más cómodo, no? En cualquier caso, para Libranda, si de veras no tiene nada que ver ni que decir, esto es una barrera más.

      En fin… todo un poco más ilógico, por si no lo fuera suficiente. Gracias pot aportar el dato!

      1. Lo más ilógico en todo este chanchullo es el cobro retroactivo manu militari… legalmente no hay base y los editores podrían negarse

        1. Es cierto Jorge, es lo que convierte un atraco en una chapuza. Por cierto, tal como he comentado en la actualización que acabo de subir, me he puesto en contacto con Libranda, mediante e-mail, para que confirmen o desmientan la relación que Antonio María Ávila establece entre el pago por la pasarela DILVE-Libranda y la propia Libranda. Estoy pendiente de la respuesta.

  5. Algunas observaciones:

    a) A pesar que Libranda es el distribuidor digital lider, no és el único del mercado. Existen alternativas, con propuestas y costes muy diferentes.

    b) No mezclar los costes editoriales de Libranda con Dilve. Libranda establece con sus clientes – editores unos costes, que cada editorial valorará si le interesán o no en función de los servicios y retorno.

    c) En su momento la creación de esta pasarela dilve-libranda pasó sin ruido. Insisto, Libranda es la distribuidora lider, pero no la única. ¿Por qué Dilve hace un traje a medida a Libranda y no a otros distribuidores? ¿No debería ser Dilve y la FGEE neutral comercialmente?

    c) Dilve es y debería ser un servicio gratuito de difusión de metadatos, clave en la gestión de la cadena de valor del libro. Esta propuesta va en la línia clara de la privatización del servicio. Evidentemente es por los costes que genera, pero la dirección no es la correcta. La FGEE ha privatizado la gestión del ISBN, y un servicio que era gratuito ahora es de pago. Dilve era gratuito y ahora será de pago parcialmente. ¿El camino para sacar adelante el sector del libro es ir generando más costes?

    e) Hasta donde yo conozco lo que ahora pasará a ser de pago es la pasarela Dilve-Libranda, no Dilve en su conjunto. Que sea o no de pago es valorable. Insisto, lo deben valorar los editores que trabajen con Libranda en función del retorno, costes y servicios.

    f) De todas maneras lo más inquietante es el rumor que se ha extendido que Dilve en fecha no precisa pero próxima pasará a ser de pago en su conjunto. Esto es clave.

    g) I si Maria, un día, i hauria de ser al llarg d’aquesta tardor, caldrà parlar de Libridata, n’hi ha per sucar-hi pa.

    Y mientras tanto el sector continua decreciendo. ¿Qué hacemos?

    1. Hola Enric,

      Coincido en casi todo lo que comentas; evidentemente no es el único distribuidor y no sería recomendable que nadie se atara sólo a él. Pero más allá de todo esto, incluso de si la pasarela en cuestión es o no de pago, lo que es más grave es que a los pequeños se les penalice por serlo. Y sí, hasta hoy, lo único que se comenta en cuanto al pago, es sobre la pasarela.

      También sería preocupante y directamente dañino para toda la cadena de valor que, como apuntas, DILVE acabara siendo de pago. Más que nada porque… es que ya es de pago, tanto de una forma directa, como indirecta. Indirectamente porque los editores agremiados lo pagan mediante parte de sus cuotas y porque aquellos que no lo están deben pagar una cuota directa para disfrutar de sus servicios. Por lo tanto: sólo es aparentemente gratuito y sólo para una parte de los editores, los que están agremiados.

      Enric, gràcies un cop més per passar per aquí i per deixar el teu valuós comentari,

  6. Gracias, Bernat, por tu artículo. A mi me resuena ese primer paso –siempre hay un primer paso– en el que principia todo lo que uno quiere “cargarse”. Aquel triste primer paso fue para mí el que permitió la caída de la Agencia Española del ISBN (pública), por acuerdo entre la FGEE y el Ministerio, entonces de la Sra. Sinde. Y ya sabemos qué ocurre cuando se privatiza un servicio público, so pretexto de una “mejor gestión”. Y cómo las puertas giratorias de determinados Señores hacen de lo público algo privado y viceversa. Nada nuevo, aunque triste, sin duda.

    1. Hola Mª Isabel,

      Pues sí, lo del ISBN ya fue un primer paso preocupante. Habrá que estar atentos a lo que vaya sucediendo con aquellos pocos buenos servicios que, al menos de momento, o son gratuitos o están financiados con el esfuerzo de buena parte del sector.

      Gracias por tu visita y tu aportación!

  7. Para poder usar DILVE se debe estar agremiado a la FGEE a través de una asociación de editores regional, pagando una entrada a esta y luego su megacuota trimestral. Como editorial independiente no te dejan participar en DILVE. El ISBN lo hicieron de pago, el DILVE lo hacen de pago, el SINLI ya se verá… Esto es un corralito de las grandes editoriales que como no entres en el redil tus libros no aparecen en ningún lado, o al menos eso nos quieren vender. Pero yo sigo con mi pequeña editorial fuera del redil, y espero seguir otros 30 años de independencia. Por cierto si uno quiere crear otra asociación de editores regional, por el motivo que sea, no se le permite entrar en la FGEE, según sus estatutos: una asociación por región. Una razón más para no participar junto a esta mafia.

    1. De hecho sí se puede participar en DILVE sin estar agremiado, el problema es que la cuota es más alta que lo que normalmente cuesta estar agremiado. Aunque tiene cierta lógica que los que no estan agremiados paguen por el servicio de DILVE, porque se financia parcialmente con las cuotas de los agremiados, lo que no tienen ningún sentido es que sea a un precio tan abusivo.

      Efectivamente, es un corralito y un sistema piramidal.

      Gracias por tu comentario y por pasarte por aquí!

      1. Yo entiendo y comparto que si no estoy agremiado pague una cuota mayor, de hecho mandé mi solicitud online para saber con qué me enfrentaba económicamente. Recibí una carta postal, que me mandó el director de DILVE, rechazando mi solicitud por no estar agremiado, he invitándome a hacerlo. Si ahora han cambiado las tornas y sí se permite la entrada de no agremiados se agradece, pero no estoy motivado para apuntarme hoy día.

        Gracias a ti por el blog

        pd.
        Estoy buscando la carta como loco, a ver el nombre del que me la firmó y de qué fecha era.

  8. Bernat, no sé donde ves que Antonio María establezca una relación entre el cobro de la pasarela y LIbranda. Cuando pone «según las especificaciones de Libranda.», se refiere a ese cobro, sino a el tipo de información que quiere recibir Libranda. Pero a ver qué responde LIbranda.

    1. Bueno, digamos que invita a la confusión y a mí me llevó a entender que Libranda pretendía cobrar por el servicio. Es posible que me equivoque, en cualquier caso gracias por avisarme del posible gazapo.

  9. Bernat buenas tardes, no crees que en vez de disertar todos sobre Libranda, Dilve y otras cosas extrañas y todo lo demás “que ya aburre”…, tendríamos que echar un ojo a lo que está pasando fuera de esta piel arrugada de toro, una pequeña mirada al exterior no nos iría mal.
    Creo que nos tendríamos que preocupar más por otros modelos de negocio como la edición de calidad a precios de Whast App, “estamos aquí para ganar dinero”, todo lo demás sobra, y el que diga lo contrario miente o es un romántico, el modelo actual de negocio está caduco y es anacrónico económicamente.
    Pensemos en como hacer dinero, y no en discusiones absurdas que nos llevan a la nada. Este sector está enquistado en un inmobilismo constante, absurdo, sin sentido, no avanzamos. Permanecemos en un horizonte de sucesos al borde de un agujero negro que nos engullirá sin miramientos.
    Me cuentan mis amigos en los EEUU: “Aquí tenemos, dinero trabajo y otras cosas…”

    Saludos cordiales desde BCN.
    JJDM
    P.D. Espero que mi opinión no moleste al resto de amigos que participan en este “preboste blog”.

  10. Como tantas cosas que no apreciamos sino pasados unos años, la labor del señor Ávila para el sector editorial español no se podrá medir hasta que los hechos demuestren cuánto debemos agradecerle.
    Si no fuera por su talante e imaginación no haría falta que gran cantidad de autores y editores estén decidiendo ir por libre, con lo que acabarán descubriendo que no necesitaban para nada pertenecer a un club obsoleto en el que unos cuantos disfrutan y los demás pagan.
    Visto desde el ámbito español, puede parecer que la literatura mundial no avanzará si el binomio Libranda-Grandes Editores no lo quieren, pero como queda claro solo con darse una vuelta por Internet, eso no solo no es cierto, sino que acabará siéndolo cada vez menos.
    En pocos meses se va a concretar algo que parecía imposible, los editores tradicionales del libro de texto van a perder una gran parte de su pastel. Pero ningún agente externo lo ha provocado, sino su inflexibilidad para adaptarse a los tiempos y los medios.
    La mayoría de los problemas del sector editorial se producen por intentar seguir igual que siempre aunque todo cambie. Como mucho intentan adaptar los medios a sus intereses y no al contrario.
    La mejor conclusión de todo esto es que está surgiendo un espectacular sector editorial que no solo no ve enemigos en el mundo digital, sino que lo ve como un aliado muy valioso que da unas posibilidades incalculables para difundir libros.

  11. No sé si Libranda tiene que ver, pero es obvio que los grandes editores han decidido cerrar el corralito. Nada de 3€/título para participar en DILVE, como dices. Un amigo mío que tiene una pequeña editorial me comenta que el precio para agremiarse es de unos 1300€ el primer año, y luego alrededor de 450€ al año. Pero peor lo tienen los que no se quieren agremiar, porque tienen que pagar el equivalente al pago inicial de agremiado TODOS los años. Luego a lo mejor añaden esos 3€ por título, pero de entrada gran sablazo. Para una editorial que saque 500 títulos, eso supone 2,60+3=5,60€/título. Para una editorial pequeña que saque 25 títulos al año, el título le sale a 52+3=55€, es decir, ¡diez veces más caro!. Si eso no es intentar expulsar a las pequeñas editoriales del mercado en favor de las grandes, que venga Dios y lo vea…

  12. Es increible lo que sucede en el sector y las decisiones que se toman, claro, unidireccionalmente pensando en el beneficio de los grandes y los que ostentan el poder. ¿Por qué tenemos las pequeñas y medianas editoriales que sucumbir a imposiciones como la que aquí se menciona? ¿no se supone que un gremio es una representación de la voz de todos sus participantes? Un servicio como DILVE -que fue concebido con ojo certero para facilitar la trasmisión de metadatos entre toda la cadena de valor y que en efecto, es muy útil- debe ser gratuito pues ya se debería costear con las cuotas, dineros públicos y demáses. Y si no, más bien debería existir autocrítica (u auditoría, llámese como se quiera) sobre en qué proyectos se va el dinero del ministerio, del gremio y de los editores. Uno de sus fines debería ser crear espacios que aporten utilidad a todos y no financiar servilismos que beneficien a unos pocos. Confío, en que el resto de editoriales que no están involucradas en este binomio DILVE-Libranda cobren voz y nos pongamos firmes para no aceptar este tipo de imposiciones.
    Por ahora, como bien dice Enric, es un coste asociado al uso de Libranda como distribuidor digital: si no se desea trabajar con ellos, existen otras vías. Pero lo que considero totalmente injustificado es que se considere la posibilidad de hacer DILVE en su totalidad, una herramienta de pago, esto no se debería aceptar de ninguna de las maneras. ¿Y retroactivo? Permítanme que me ría…. En fin, ya veremos qué sucede a la vuelta de vacaciones, que por cierto, curiosa fecha para emitir un comunicado bastante importante ¿no lo creen?
    saludos a todos,

  13. […] – Que el sector del libro español está en crisis, no es nada nuevo. Que la FGEE forma parte del problema y no de las soluciones, cada día está más claro. Pero que además de formar parte de ellos, l…  […]

  14. […] La pasarela DILVE-Libranda dejará de ser gratuita, informa por mail la Federación de Gremios de Ed… […]

Comments are closed.