YOUREINVITED

Los tres artículos (1, 2 y 3) dedicados a la reacción de los autores de libros infantiles y juveniles a la socialización de libros en las escuelas, han generado algunas interesantes respuestas. Una de ellas la ha dejado un lector de este blog, Agustín Comotto, ilustrador y, por lo tanto, parte legítimamente interesada. Su comentario es tan extenso y razonado que he considerado apropiado publicarlo –sin tocar absolutamente nada- como firma invitada. Les dejo con las palabras de Agustín:

 

Amigo verba volant, scripta manent,

Lo confieso, suelo leer tus textos a ver que nueva manifestación mental aportas al ya cargado universo del cual provengo.

Referente a las consideraciones en relación a la APE. Me tocan en primera persona ya que soy parte de ese grupo, lobby si te gusta más (me apasiona pensar que soy parte de algo parecido a Barcenas, o Isidre Fainé, nobles manifestantes de algunos lobbys un poquito más importantes). Podría trabajar este texto siguiendo tu estilo, es decir, coger tus tres artículos, comentar con precisión quirúrgica cada parte, desmenuzarlo rebatirlo o aceptarlo; aportar datos suplementarios y links a modo de complemento pedagógico ya que podría caer en la tentación de pensar que el lector lo necesita. Podría. Pero no tengo ni tiempo ni ganas. Diré que has utilizado en tus tres artículos 31685 caracteres para triturar y posteriormente emitir la formula filosofal que sacará al recién nacido lobby de la queja, la miseria económica y la ignorancia.

Pero, si bien coincido en varios puntos que comentas, te equivocas en muchos otros. Y te equivocas porque ignoras.

Ante todo quiero aclarar que no escribo en nombre de la APE ya que no me toca ni tengo potestad. No tengo ningún derecho a opinar por el colectivo sin, previamente, consultarlo. Este texto que escribo es exclusivamente opinión propia.

El colectivo de autores, en este caso de literatura infantil y juvenil es, como cualquier manifestación de personas que generan un producto dentro del mercado denominado cultura, de creación de contenidos, un colectivo complicado de aglutinar. Prueba de ello es que nunca hemos logrado ponernos de acuerdo en crear un sindicato o algo parecido que nos aglutine como forma jurídica. Y es complicado porque el oficio conlleva soledad que, en mi opinión, afecta el hecho social. Encontrarás dentro de los autores gente áspera, generosa, psicótica, tímida, brillante, mediocre, autista, egoísta, y tantos y tantos adjetivos como se te ocurran. Por ello juntarnos no es fácil, dialogar menos y llegar a un acuerdo, una tarea descomunal. El manifiesto que destrozas y desmenuzas con aria precisión es producto imperfecto, pero es un esfuerzo considerable de personas que, por circunstancias largas de explicar y tan variadas como autores conformamos el lobby, logramos hacer una asamblea y hablar del tema. Esto, si no voy equivocado, no ha pasado en años. No hables de que nos ha sido fácil ponernos de acuerdo porque no tienes la más remota idea de lo que es un choque de autores con egos e historias diferentes. Probablemente, el manifiesto es un acuerdo de mínimos en un tema muy discutible como lo es la socialización; algo para poder comenzar a pensar como colectivo. Aquí va un ejemplo de lo difícil que resulta coincidir: es complicado hablar entre nosotros si partimos de la base que somos iguales, autores que trabajan y tienen un fondo de obra de más de 25 años y recién llegados. Lo digo porque la ilusión es diferente y las concesiones a la industria también. A esta altura, publicar o ver un libro mío en el mercado, hablar y firmar un contrato, no es lo mismo que cuando, 27 años atrás, publiqué por primera vez. Les hubiera regalado un órgano en ese entonces a la editorial puesto que solo quería publicar, satisfacer el ego y chulear luego con la familia al respecto. Ya no. En la APE tenemos que convivir los que empiezan y los que están hace rato. Como dije antes, no es fácil.

Hablas de víctimas, quejas y subvenciones. Tengo una lista larga de palabras que detesto por diversos motivos, tanto estéticos como por la tribu que se llena la boca con ellas (emprendedor, sinergía, ecológico son algunas de las palabras que me irritan), las tres palabras que, si no recuerdo mal citas también, son parte del catálogo. No soy víctima ni me quejo. Soy un proletario del lápiz y entiendo, como diría Durruti, que la única fuerza que tengo es mi trabajo.

En cuanto a las subvenciones citaré una charla. Ayer asistí a la inauguración de La Impossible, pequeña librería que está en el Eixample de Barcelona. Supongo que también estabas allí apoyando al librero independiente (más o menos suicida) que cree que abrir una librería es viable pero, como había mucha gente y no te conozco personalmente, no te vi. Charlaba, como decía antes, junto a tres de los que considero mejores editores del mercado. Me refiero a los responsables de Libros del Asteroide, Nórdica e Impedimenta. Hablamos del estado de las cosas y, como era de esperar, salió el problema de las subvenciones. Todos ellos las niegan por considerar que si algo merma la materia gris es la dichosa palabra subvención. A mi, como autor, me pasa lo mismo. Si la APE logra el acceso al resarcimiento de las víctimas mediante subvenciónes me daría de baja automáticamente. Parte del estado de parálisis en que nos encontramos se debe a la cultura de la subvención y el esperar que, luego de la protesta, ésta llegue de papá estado. Como ves, también ignoras que algunos autores piensan igual que tú. No generalices cuando desconoces.

¿Autores en peligro de extinción es una sigla victimista? Me sorprende que alguien que al escribir llena de sentido del humor sus ideas, no entienda el sentido del humor de los osos pandas. ¿Por que no te da gracia como a mi tus humoradas, la nuestra? No soy víctima, me río. Pero veo que el humor viene cuando nos conviene. Me sorprende que gente del medio que entrevistamos para saber su opinión en relación a lo que nos une, haya reído ante las siglas y tu no. Ellos eran más serios a priori. Creo que deberíamos ver más a los hermanos Marx todos.

Y por último tus propuestas. ¡Gracias por iluminarnos a los que no sabemos pensar! ¿De verdad crees que no hemos pensado propuestas? De verdad crees que TODO lo que has encontrado referente a nosotros es TODO lo que hemos pensado al respecto? ¿Por que partes de la premisa que necesitamos ser iluminados, aclarados de ejemplos y modelos económicos innovadores e ingeniosos? Crees que no ha habido debates incluso a tono particular con editores, libreros, comerciales y responsables de la digitalización de contenidos? ¿Realmente crees que esperamos a que la subvención, léase papá estado, pare el tren antes de llegar a las duchas? ¡Cuanto ignoras, Verba Volant!

¡Quantum liberum scriptum! (exactamente 6575 caracteres de propuestas). Gracias nuevamente.

Creo que a esta altura nadie niega que el problema de la industria es grande y, como el pulpo, tiene muchas patas. Una es la socialización (para mi una pata pequeña). Los autores no podemos contra el GRAN CAMBIO, es decir, el cambio de paradigma que vivimos. No estamos preparados, como no lo estás tú, ni nadie, a un cambio de modelo en el que nacimos y se mantuvo desde hace milenios. La escritura se funde hacia otra cosa, es decir, hacia el nuevo modelo audiovisual, diferente al obsoleto del siglo XX. El Modelo Audiovisual Total aún nos es desconocido porque la ingeniería continua trabajando en ello, evolucionando. No muy lejano es el momento en que un antiguo libro será simplemente un contenido que puedas piratear e incrustar en tu cerebro sin necesidad de soporte alguno. Y te aseguro que en la UPF de Barcelona ya trabajan en modelos que plantean la ingeniería biológica al respecto. Simplemente nos adaptamos, aprendemos y, si hay suerte, inventamos. Al fin y al cabo los humanos lo hacemos desde tiempos inmemoriales puesto que la adaptación es la gran virtud que tiene la raza.

Como podrás imaginar, los autores contemplamos más de una pata de este pulpo enorme. Algunas corresponden en responsabilidad a otros estamentos de la industria y nos es complicado llegar. Pienso, por ejemplo, en la decisión editorial de abandonar en buena parte la librería por un modelo de venta empotrada al libro de texto.

Pero esta acción que acometemos, la de hablar de la socialización del libro, es un pequeño movimiento que los osos pandas podemos intentar asumir. ¿Salir victoriosos? Personalmente no lo creo, pero lo intento; porque me gusta pensar que, a veces, los autores nos podemos articular en algo, obligarnos a pensar en un solo tema y dar a luz ideas y maneras de trabajar al respecto. Estamos trabajando pero lleva tiempo y, poner de acuerdo a aproximadamente 100 osos pandas, es arduo.¡Piensa que los osos pandas duermen mucho ya que el bambú tiene pocas proteínas!

Capítulo estadísticas. Veo que te gustan las estadísticas. Es bastante complicado llegar a hablar de porcentajes en relación a la socialización ya que es difícil medir el tema. Además, hay muchas maneras de socializar: prestar libros, comprar cuatro títulos, dejar en el colegio tres y regalar uno al niño, dejar todos los títulos en el colegio… No todas las escuelas que socializan socializan de la misma manera y allí vuelve a comenzar el debate moral…

Lo que está claro es que lo notan las editoriales en las ventas y lo notamos nosotros en los derechos. También lo complicado es separar los motivos (no solo la socialización es la responsable del todo, evidentemente). Pero socializar es uno de los motivos.

Terminando este desordenado exabrupto, comentarte que ya puestos a elegir animal en peligro de extinción me quedaría con la ballena azul. Es aparatosa pero alimenta la imaginación en su melancólico derrotero oceánico. El oso panda se extingue, entre otras cosas, porque su órgano genital masculino se ha reducido tanto a nivel genético que tiene poco éxito en la cópula. Hablando en plata, el imbécil la tiene muy pequeña y se extingue. Los autores aun no hemos llegado a tanto, créeme.

Un abrazo y gracias por tantos caracteres!

Agustín Comotto

 

Hasta aquí el extenso comentario que Agustín dejó en el tercero de mis artículos dedicados a Autors en Perill d’Extinció. Mañana publicaré mi respuesta.

Otra reacción interesante, cuya lectura recomiendo, ha sido la de la escritora Anna Manso quien, en su blog, ha respondido a mis tres artículos. Al artículo de Anna responderé en otro artículo. Con Anna también hemos mantenido un vivo debate en Twitter.

Gracias a ambos –y a los que vengan- por un debate tan interesante.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

5 Comments

  1. Si el objetivo era obtener polémica y tráfico, misión cumplida. Pero me extrañaría mucho porque también soy lector habitual y no es este el estilo habitual. Si ha habido un error de documentación o de contraste de fuentes, sería bueno saberlo, porque, a mi modo de verlo, se deslizan demasiadas insinuaciones y juicios sobre la licitud de ciertas prácticas y comportamientos, incluso sobre la horabilidad de las personas, que es sabido que tuiteadas y reblogueadas de un modo acrítico pueden hacer mucho daño innecesario. Valdrá la pena que el debate siga desarrollándose.

    1. Hola Josep,

      El objetivo (al menos mi objetivo) no es obtener polémica y tráfico, pues son pan para hoy y hambre para mañana. No tengo la sensación de haber deslizado juicios ni insinuaciones de nada ilícito y, en cualquier caso, creo poder argumentar todo lo que he dicho. Otra cosa es que esté equivocado, lo que es muy posible.

      La intención, como siempre, es agitar un poco ciertas ideas.

      Gracias una vez más por tu visita y tus palabras.

  2. Pues habrá que matizar y explicar, un debate que promete y que seguiré con atención. ¡Y gracias a ti, una vez más, por la agitación!

  3. Gracias a las dos partes por debatir de esta manera; os leo como espectadora y estoy aprendiendo mucho con vuestras aportaciones.

  4. […] A vueltas con Autors en Perill d’Extinció (1) | verba volant, scripta manent. […]

Comments are closed.