Sigueleyendo. Cuando yo sea mayor quiero tener ideas como esta. Uno se la pasa perorando sobre el libro digital y llegan unos y le ponen ante las narices lo tantas veces pensado y lo tanto tiempo intuido. Uno se queda chupando un palo sentado, sobre una calabaza, como cantaba Serrat cuando aún lo era, pero con la sensación de esos días en que la vida lo besa en la boca. Uno tiene excusa para la inacción, para no haber parido nada parecido, pero no echa mano de ella, porque sonaría a contenido de excusado. Y no, hoy no toca esto. Hoy toca hablar -¿alabar?- una gran idea, una feliz idea, una idea redonda.

Adelanto que no conozco a ninguno de los impulsores de la idea. Participan en ella la periodista Cristina Fallarás, anteriormente fugaz subdirectora del malogrado periódico digital Factual y que aparece como la responsable del asunto. Están con ella Raúl Argemí, escritor argentino afincado en Barcelona; Soledad Arismendi, promotora de algo llamado This is not a company; Alejandro Crimi, librero, editor y periodista argentino; Lucía Lijtmaer, creo que cantante, Txiqui Navarro, intuyo que periodista y escritor; Mireya de Sagarra, periodista y fotógrafa; Carlos Zanón, escritor, poeta y autor de teatro; junto con Susana Sánchez, Jaume Teixi y Silvia Cruz, de quienes no he encontrado información lo suficientemente fiable como para saber –ni contar- a qué se dedican.

Sigueleyendo es una editorial digital. El precio de las obras ya nos da una idea de su vocación: 1€. Es evidente que ese módico precio no cubre casi ningún gasto, pero consiguen otras cosas:

a/ Que el acto de adquirir un libro sea algo más que bajarse un archivo. Demasiadas veces nos bajamos algo que nos parece interesante y lo olvidamos en alguna carpeta. Consiguen aprecio tangible por la obra.

b/ Fidelizar una clientela que no les conoce. Los autores de esta editorial no esperan a que una editorial de las de verdad les publique, a veces la entrada en el mercado debe hacerse por la puerta pequeña. Probar algo por un euro es fácil y casi no puede ser más barato.

c/ Entrar de forma amable. No tienen por qué mantener siempre los precios a un euro. O no el de todas las obras. Lícito sería que pusieran un precio más alto a un trabajo al que sin duda han dedicado mucho tiempo. Pero lo que ya habrán conseguido es ganarse la confianza del poco o mucho público que hayan atraído.

Su web rebosa contenido extra, ese contenido que esperas encontrar en editoriales mucho mayores, pero que estas no ofrecen o, aún ofreciéndolo, decepcionan. Hallamos el célebre cuestionario Proust, entrevistas a los autores de las obras y el inevitable blog. Hay más contenido extra que obras publicadas, comprensible pues todavía no han cumplido un año. Dan ganas de quedarse allí un buen rato. Cuando tu negocio es una web, a más tiempo que pasen tus clientes contigo, más posibilidad de venta. A eso juegan las grandes superficies comerciales y las cadenas de tiendas, a que des vueltas en sus establecimientos hasta encontrar algo que te guste. En Sigueleyendo lo consiguen con inteligencia, sentido común y buenos contenidos. Y eso es muy difícil.

Lo que más me ha gustado es su generosidad. En su caso no sólo es síntoma de inteligencia, también lo es de falta de según qué complejos. Como parte del contenido que ofrecen, entrevistan a autores a los cuales no publican, como por ejemplo Lorenzo Silva, autor de Niños Feroces, publicada por Destino. Pues bien, al final de la entrevista uno encuentra la imagen de la portada del libro, un enlace a la web de Destino y otro enlace que te permite comprar el libro en Amazon. Para dejarlo más claro: Sigueleyendo es una editorial que promociona escritores y libros de otros porque sí, porque les mola. Porque no se la sujetan con papel de fumar. Porque lo cortés no quita lo valiente.

El proceso de compra de los libros que ellos editan es fácil, libre de DRM. En la misma descarga, que tiene lugar al final del proceso de compra mediante un enlace que aparece en un e-mail que llega al instante, te llega el libro en formato EPUB i PDF. De simple sentido común.

La edición es austera, dentro del estándar de calidad de cualquier buena edición de bolsillo. Tras la portada aparece el siguiente texto:

El 50% de lo que usted paga por este libro va directo al escritor, sin el cual no existiría.

Para que usted pueda leerlo ha sido necesario el trabajo de un escritor, una editora, un editor, una correctora, un técnico en digitalización, una diseñadora web, un webmaster y un productor. Si lo piratea, ya sabe a quién roba.

Si nos roba, mejor no nos lea. No va a entenderlo.

Me ha costado un miserable euro. Lo tengo en dos formatos sin DRM. Puedo mandarlo a todo quisque. Pero no voy a hacerlo. Ni de broma piratearé este libro. Tampoco lo haría si me hubiera costado veinte o treinta veces más. No lo haré porque me han tratado como a una persona. Como si hubiera entrado en una librería. Me han dado su confianza y no puedo traicionarla. Por cierto, he comprado La verdadera historia de Gretel y su hermano, de Raúl Argemí.

Lo mejor es entrar en su web y verlo. Y disfrutarlo. Y quedarse un rato trasteando. Y comprar. Y desear que otros, con mucho más dinero y mucho menos sentido común, con mucho más ánimo de lucro y mucho más miedo, con muchos más medios y mucha más tontería, se apliquen el cuento y les copien algo del invento. Yo me quedo chupando un palo, sentado sobre una calabaza, como cantaba Serrat cuando aún lo era, pero con la sensación aquella de cuando la vida te besa en la boca.

 

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

4 Comments

  1. Amigo, has hecho que hoy pueda ser un gran día. Toda la banda de Sigueleyendo está disfrutando esta entrada. Es reconfortante saber que alguien entiende, a fondo, lo que buscamos como escritores y como lectores. Y, de paso, te cuento que Lula Lijmaer está feliz, porque no es cantante, pero lo gustaría.
    Un adelanto: el mes que viene comenzamos a editar también novelas, que se podrán bajar igual de fácil y a 5 o 6 euros. Un precio razonable para que el lector no se sienta estafado. Y es cierto, apostamos a la honestidad, sabiendo que es más fácil no ser pirata si está al alcance de nuestro bolsillo.

    1. Hola Raúl,

      Me gusta que os haya gustado. Siento no haber acertado con la ocupación de Lula Lijtmaer, pero algo es algo si le he alegrado un poco el día. Estaré pendiente de las novedades de Sigueleyendo y ya comentaré algo también cuando haya leído tu libro.

      Transmitís una honestidad, unas ganas y un gusto por lo que hacéis gratamente envidiables.

      Hasta pronto!

      Bernat Ruiz

  2. […] maravilloso ver que hay personas que entienden tan bien este proyecto. […]

  3. Hola Bernat: a mí me pasó lo mismo que a ti pero con otro tema libresco el apadrinamiento de libros. Te dejo el enlace por si quieres saber de qué va el tema. http://nuncatehagaslibrero.blogspot.com/2011/09/inventar-la-polvora-sobre-el.html
    Estoy completamente de acuerdo en que los editores y adláteres no hemos entendido muy bien de qué va el mundo digital. Es un cambio enorme y estamos siendo muy lentos en dar el paso y abrirnos. Saludos y enhorabuena por tu blog.
    Nuncatehagaslibreroblogspot.com
    Microcambios.com

    Cecilia M.

Comments are closed.