La incesante búsqueda de nuevas oportunidades de negocio caracteriza a las empresas capaces de liderar el mercado. O bien detectan y cubren rápidamente nichos de mercado vacantes, o bien se adelantan a dichos huecos, creándolos y llenándolos con sus productos. Amazon es una de esas empresas y ahora, con el nuevo formato Kindle Print Replica, puede que vuelva a demostrarlo. He sabido del nuevo formato mediante el excelente blog The Digital Reader.

Amazon lleva camino de convertirse en el gigante de la distribución del libro digital. A este paso, a medida que se vaya implantando en más países y la eficiencia de su economía de escala mejore todavía más, se cumplirá el Efecto Mateo, que ilustraré mediante la versión de Lucas, mejor resuelta para mi gusto:

Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.”

Los hechos

Sin demasiada pompa y boato, sin siquiera una triste nota de prensa -al menos yo no la he encontrado en su página de prensa– Amazon ha lanzado un nuevo formato de libro digital al que denomina Kindle Print Replica (en adelante KPR) que será compatible con todos sus lectores Kindle y en entornos Kindle para Mac y PC:

Kindle Print Replica content looks like the corresponding print book and can be read on the latest Kindle for PC and Kindle for Mac reading applications. Each page in a Print Replica book has the same words and images in the same positions as the corresponding print edition, while adding Kindle features such as annotations, highlights, and the ability to syncing your last page read across multiple Kindle applications.

Kindle Print Replica books have most of the same features as PDF formatted books, including advanced zoom and pan functions. They also have unique Kindle features including annotations, highlights, and the ability to syncing your last page read across multiple Kindle applications.”

Blanco y en botella: si tras el primer párrafo pudiera quedar alguna duda, en el segundo la disipan mediante una simple comparación con PDF y logran que hasta el usuario más lerdo capte de qué va el asunto.

Parecería que el entorno ideal de este nuevo formato fuera la futurible tableta Amazon. Para tan corto viaje me parecen demasiadas alforjas. Dudo que Amazon se saque de la manga un formato con la única idea de alimentar su tablet. KPR tiene unas posibilidades que le permiten ir mucho más allá.

Las posibilidades

Pudiera parecer que Amazon da un paso atrás, pues para muchos guruses eso del PDF no es un libro digital (sic). Opino que es un movimiento adaptativo hacia el entorno universitario, hacia la industria editorial y hacia el mercado de masas:

a/ Hacia el entorno universitario: Amazon intenta, desde hace tiempo, entrar en el entorno universitario. No lo consigue por varias razones. Una de ellas es la filosofía de sus dispositivos. La inmensa mayoría de las universidades publican en formato PDF, un formato universal sobre el que se puede trabajar mediante anotaciones que pueden ser compartidas; es un formato que se puede generar desde un simple procesador de textos y no requiere fuertes inversiones ni extensos conocimientos para su producción y uso. También mantiene las bondades del libro de papel porque permite citar el número de página y el párrafo sin depender del dispositivo: en un PDF el contenido de la página 235 siempre será el mismo.

¿Pueden todos los Kindle leer el formato PDF? Pueden, pero no están pensados para ello, excepto quizás el Kindle DX de 10 pulgadas. Quizás Amazon debería apostar directamente por el formato PDF en vez de inventarse otro, pero eso sería cambiar radicalmente de estrategia; contar con un formato exclusivo -AZW- le ha permitido disponer de un ecosistema cerrado dentro del cual ha actuado a su antojo. Con su nuevo KPR puede hacer lo mismo, adaptándose a un entorno especializado, el académico.

b/ Hacia la industria editorial: si el nuevo formato es una réplica de un libro impreso, los archivos KPR tienen que derivar del documento que permite mandar un libro a la imprenta. Ese documento, hoy en día, es un archivo PDF-X generado mediante software de edición ¿En qué formato están los fondos editoriales de los últimos diez o quince años de todas las editoriales analógicas? En PDF-X o algún formato convertible como InDesign o Quark, por ejemplo. ¿Cuanto puede costar la conversión a KPR? Una cantidad ridícula comparada con lo que cuesta una conversión decente a EPUB.

¿Cual puede ser la jugada de Amazon? Es posible que atraiga a las editoriales que hasta ahora puedan haber recelado de la compañía de Jezz Bezos mediante la puesta en valor de los enormes fondos editoriales acumulados los últimos años. Con el cambio de paradigma, todo lo que no se pueda editar en formato digital -más o menos estándar- será edición muerta, una inversión que ya nunca dará ningún fruto. Con el viejo paradigma uno podía reimprimir un libro al cabo de veinte años a un coste risible, pues la inversión ya se había realizado en su primera edición.

c/ Hacia el mercado de masas: los lectores, los clientes, están bastante mosqueados con el libro digital. Les cuesta entenderlo, y no les culpo. Casi nadie se lo ha puesto fácil, especialmente las majors de la edición en castellano, que se han dedicado a marear la perdiz los últimos tres años. Leer un libro digital en castellano requiere ciertos conocimientos técnicos debidamente sazonados con una pizca de paciencia bíblica y una alta resistencia a la frustración. Eso, o el recurso a la Internet oscura, allí donde los libros digitales tienen padre y madre, pero de los que nadie pilla pasta.

Si el ecosistema Amazon / Kindle ya es amigable en formato AZW, todavía lo será más para esos lectores asustados o escarmentados, pues verán casi los mismos libros de siempre.

Las posibles consecuencias

La aparición de un ecosistema amigable para el gran público y que a la vez permite a la industria editorial poner en valor su inversión analógica, reúne las condiciones para que se cumpla la ucronía planteada en mi anterior artículo, pero con el poder definitivamente decantado del lado de Amazon, que es como decir del lado del distribuidor. Los fabricantes de productos de alimentación de gran consumo ya saben lo que eso significa.

Es un dilema terrible para las editoriales tradicionales: disponen de un fondo que pronto estará muerto si no realizan la conversión a un formato digital comercial; la conversión a EPUB es prohibitiva si la comparamos con una posible conversión a PDF o KPR y, peor aún, EPUB es un formato que estará en mantillas hasta 2013. En su obsesión con el DRM se negarán siempre a comercializarlo en PDF, pero es posible que Amazon les ofrezca la solución a sus problemas si pasan por el aparentemente barato aro del formato KPR; este puede ser un regalo envenenado porque pone en sus manos lo que da de comer cada día a una editorial, su fondo. No es fácil. Es lo que sucede cuando toda una industria deja en manos de otros su futuro tecnológico.

Aunque KPR pueda parecer una buena noticia para las editoriales tradicionales, las desplazaría definitivamente del centro del escenario. A su vez, reforzaría a Amazon como actor indispensable en el nuevo ecosistema digital, pues podría disponer de la llave del mercado. Obviamente los libros podrían publicarse en otros formatos y plataformas, pero la magnitud de Amazon les obligaría a pasar por el aro de uno u otro modo. Si no van con cuidado, Amazon podría estar creando un ecosistema basado en la escasez en medio de una economía de la abundancia. Y eso no es ninguna buena noticia… excepto para Jeff Bezos, claro.

P.D: es posible que todo sea fruto de mi mente calenturienta y Amazon se limite a explotar el mercado universitario, un mercado de nicho de rentabilidad relativa y unas dinámicas comerciales algo exóticas, sin meterse con la edición de masas. Es posible que me equivoque, seguramente harán algo totalmente diferente que ni contemplo en este apresurado artículo. Pero de entrada la cosa parece inquietante e interesante a partes iguales.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

6 Comments

  1. […] que tiene este nuevo formato así como sus consecuencias para el sector editorial, comparto las reflexiones del blog verba volant, scripta manent, que aconsejo leer si os interesa el tema. Tweet […]

  2. No le veo el sentido a los libros de texto plano con KPR. Amazon no lo hace para ahorrarle costes a las editoriales, dado que KPR no creo que esté planteado principalmente para los ereader de la plataforma Kindle, sino para libros de maquetación compleja.

    Puede que el libro de texto universitario entre, pero pienso más en revistas, y en hacerle la tres catorce a Apple después del fiasco que el iPad ha supuesto para las revistas después de las expectativas de masas de antiguos compradores volviendo arrepentidos a apoquinar

    1. Cuando vi la noticia yo tampoco le vi demasiado sentido al nuevo formato. Pero al empezar a pensar en lo que podría implicar un formato como ese, empezaron a surgir opciones muy diversas. Obviamente no todas tienen por qué ser acertadas, mi intención era abrir al máximo el espectro de posibilidades para dar a entender que acciones con poca o nula repercusión aparente podrían esconder desenlaces inesperados si se cumplían una serie de condiciones.

      Creo que no debemos cerrarnos a ninguna posibilidad, menos todavía cuando hace tres o cuatro años -hablo de memoria- nadie daba un duro por el modelo cerrado de Amazon y ahora parece que nadie puede hacerle sombra, al menos a corto plazo. También recuerdo cuando Amazon empezó a vender libros de papel: muchos decían que se hundirían, que no había modelo de negocio, que la logística sería ruinosa y… ahí los ves.

      Los cambios tecnológicos, los cambios de paradigma como el que vivimos, tienen giros inesperados. No es cuestión de esperar siempre lo más tremendo, pero pienso que no va mal contemplar todas las posibilidades. E incluso así se nos pueden escapar cosas.

      Como digo al final del artículo, es posible que todo sea fruto de mi mente calenturienta. Pero hay escenarios posibles que dan que pensar.

      Gracias una vez más por pasarte por aquí!

  3. Bueno, lo cierto es que habéis posteado sobre el tema antes que yo.

    Pero vaya, volviendo a la principal discrepancia entre vuestro análisis y el mío: .mobi y .epub hacen un trabajo excelente con el texto corrido. En sí, .mobi no es mejorable con texto corrido.

    Por eso no tiene sentido aplicar al texto corrido, ficción y no ficción, un formato no-reflowable.

    En cuanto a las editoriales universitarias, lo mismo es un intento para abrir el mercado que se les resiste, pero teniendo en cuenta el casi-monopolio, no lo veo claro.

  4. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  5. […] unos meses Amazon nos sorprendía con el formato KPR, basado en PDF. Ahora, con la misma discreción están desarrollando un nuevo formato basado en […]

Comments are closed.