Movistar acaba de anunciar que el día 14 de Junio lanzará un lector de libros electrónicos. La propuesta adolece de más de un problema inicial pero, visto con algo de perspectiva, puede que Movistar no se esté equivocando tanto.

Un montón de medios han difundido la noticia –Google mediante lo veréis. A mí me gusta ir a la fuente, en este caso a la nota de prensa de Telefónica, cuyo encabezado dice así:

Telefónica ha presentado hoy su dispositivo conectado y diseñado para la lectura de libros, Movistar ebook BQ, que se comercializará a partir del 14 de junio. Con este dispositivo Telefónica quiere facilitar el acceso a la cultura y el entretenimiento escritos, a través de una experiencia de uso sencilla y conectada a Internet. Movistar ebook BQ dispone de un pantalla de tinta electrónica adecuada para leer, de 6 pulgadas de tamaño, es táctil, muy ligero, tiene conexión a Internet y sale al mercado con un precio de venta al público en tiendas de solo 169 euros. Se podrá acceder a los contenidos desde el icono del servicio Movistar ebook alojado en la misma pantalla del dispositivo, y en esta primera fase los contenidos serán totalmente gratuitos.

Más allá de la pegajosa redacción, es un buen resumen de la propuesta. Ha recibido algunas críticas, que seguidamente enumero:

a/ Es caro: con 169 euros su precio es el de uno de los modelos Kindle, no el más barato, pero el servicio y la oferta son muy inferiores.

b/ Es monopolista: con su estilo habitual, Telefónica pretende copar el mercado del libro digital aprovechando su dominio del mercado de la telefonía fija, móvil e Internet.

c/ Discreto en prestaciones: su pantalla SiPix es de inferiores prestaciones que la EInk Pearl. No dispone de 3G, sino sólo de wi-fi, lo que viniendo de un dispositivo de Movistar no deja de ser chocante -¿hilarante?.

d/ Oferta de risa: inicialmente sólo estarán disponibles 1.000 títulos de grandes clásicos, libres de DRM. Se sospecha que, además, se tratará de las mendaces versiones digitales que muchos ya venimos sufriendo desde hace tiempo.

Ante este panorama ¿deberíamos recomendar a Telefónica un prudente apaga y vámonos? Pues opino que no. Al revés que otras propuestas patrias que empiezan bien pero se desarrollan fatal, la propuesta de la operadora española puede empezar de forma discreta –incluso con plomo en las alas- pero desarrollarse con acierto, si solucionan los problemas iniciales y sacan buen partido de un par de buenas ideas.

Los primeros problemas pueden, o bien no serlo, o ser rápidamente solventados. Empecemos por el precio: comparado con Kindle es caro, pero el lector español medio no tiene acceso a Kindle. No es que los españoles no puedan comprar en Amazon, sino que Amazon vende libros en inglés. Antes que los detractores de nuestro nivel de idiomas empiecen a gritar, debemos tener en cuenta que la gente lee, mayoritariamente, por placer. Y si leo por placer, quiero hacerlo en una lengua fácil para mí, que suele ser mi lengua materna –y algunos tenemos más de una. En España no es el inglés. Aquellos que por su trabajo o por estudios necesitan leer en inglés ya lo hacen. Pero la gran mayoría de los que leen por placer, no lo harán. Ergo… el precio del Movistar BQ, sin ser una ganga, no está mal del todo si lo comparamos con la oferta que pulula por nuestros grandes almacenes.

Hablar de precio sin hablar de prestaciones no tiene mucho sentido. Al parecer la pantalla SiPix es inferior en nivel de contraste a la Pearl pero, ¿se darán cuenta de ello los que nunca han tenido ante sí un Kindle u otro dispositivo similar? No se darán cuenta y es a ellos a quien se dirige la oferta; como dato positivo la pantalla es capacitiva, no resistiva. En cuanto al rendimiento, si nos atenemos a que BQ es el fabricante del conocido Cervantes, algo de mundo tiene esta gente a día de hoy. Habrá que darles una oportunidad.

En el SO y las aplicaciones, esa eterna asignatura pendiente de la mayoría de fabricantes de eReaders, parece que han hecho un trabajo discreto, pero digno. Aunque falta ver como se desenvuelve, dispone de diccionarios Oxford y Vox con tecnología Dixio en inglés, castellano y catalán, traductor incluido. El SO está disponible en castellano, catalán, euskera, gallego, inglés, francés, alemán, italiano y portugués. Permite navegar por internet e integra tecnología RSS. Dedicado a la lectura de ocio, parece suficiente. Han editado una guía rápida para que el usuario se familiarice con el dispositivo aunque nunca haya usado un eReader. No está nada mal.

De momento sólo van a estar disponibles 1.000 títulos de clásicos libres de derechos, pero parecen estar negociando –o eso dicen- con Planeta, Random House y otras majors para incorporar 1.500 títulos más bajo DRM, pero saltándose Libranda. Negociando con quien negocian, les tocará lidiar con el engorroso Adobe Digital Editions, aunque dicen que se podrá efectuar la compra “en segundos” y a un precio entre 3 y 12 euros. Habrá que verlo. Lo interesante está en el modelo que dicen que tienen pensado a medio plazo, la lectura en la nube. Eso soluciona el problema de los DRM, ya no hay archivos subiendo y bajando, implica pago por acceso y no por descarga.

 

Experiencia de usuario

Parece que Movistar persigue ofrecer una buena experiencia de usuario y es esa, no otra, la clave del éxito de Amazon, amén del precio. La propuesta inicial no es muy lucida, pero si realmente consiguen que las editoriales se presten al pago por acceso –falta que lo entiendan- y la oferta es competitiva –debería ser más barato pagar por acceder que pagar por bajárselo- podemos estar ante un serio competidor de Amazon en el mercado hispanohablante, que es como decir en el mercado editorial global. Eso sí, que Planeta & Co. se vayan olvidando del precio único, de las fronteras nacionales y otras artificiosas cortapisas si de veras quieren que funcione.

 

Adenda: acusando al más débil

En un par de artículos en prensa publicados a raíz de la presentación de Telefónica (aquí el de Público) he podido leer que Rodrigo Pineda, Director General de servicios de Internet de Telefónica, culpaba a los escritores de las dificultades de disponer de un catálogo extenso en castellano; según él, los autores son renuentes a ceder derechos digitales. El señor Pineda debería preguntarse si el trato económico que las editoriales dispensan a sus autores es justo, sobretodo en edición digital. Se dará cuenta enseguida que no. Dejando de lado la incomprensible inconsciencia que muchos autores muestran hacia el propio hecho de escribir y la incultura tecnológica de la que a menudo muchos se ufanan, es perfectamente comprensible la reticencia de los escritores. Y no me extiendo hablando del papel de los agentes en esta tragicomedia, porque triplicaría la extensión de este artículo que ya empieza a ser demasiado largo. ¿Editores y agentes acabarán empujando a Telefónica, con el tiempo, a hacer las veces de editorial?

Por muy mal que me caiga Telefónica no puedo dejar de reconocer que parece que van a hacerlo bien. Por muy insuficiente que me parezca el producto de entrada, debemos reconocer que tiene potencial a medio o largo plazo. Ahora sólo falta que no venga ningún ejecutivo inepto y lo casque. Esa es otra gran diferencia cualitativa entre Amazon y las empresas que, como Telefónica, no basan su visión en la personalidad de ningún tecnólogo líder carismático: no necesitan a nadie para tirar del carro, pero a veces adolecen de una alarmante falta de ese punto de genio que, en cambios como los que vivimos, se necesita.

Posted by Bernat Ruiz Domènech

Observador activo de la industria editorial. Diletante y curioso vocacional / Observador actiu de la indústria editorial. Diletant i curiós vocacional

2 Comments

  1. Veo un icono de “Tienda” en el cacharro. Si eso significa que se pueden comprar títulos directamente sin intervención alguna del PC (ni siquiera para autorizarlo en Adobe DE) y el proceso de compra es fácil, Movistar tiene posibilidades de no cagarla. Además, desde las tiendas físicas pueden hacer promoción, ventas y asistencia técnica y postventa, ahí ganan por goleada a Amazon.

    Ahora, le faltaría la conexión 3G gratuita para acceder a la tienda, que es bien curioso que siendo Movistar lo hayan dejado en solo WiFi. Conexión por WiFi significa dependencia de un PC, lo que implica cierto nivel de conocimientos informáticos. Cuanto más para tontos lo hagan, mejor les saldrá, porque para listos ya hay otros dispositivos que exigen un esfuerzo importante para comprarlos, como el Kindle. Desde luego, si Amazon sacara una web en español, soporte postventa y añadiera al Kindle una interfaz en español (y un diccionario), se venderían como churros en España.

  2. […] EbaN de Pedralbes . Cómo conseguir que tu Ereader BQ Avant guarde la última página … . Movistar puede que no se equivoque con su BQ | verba volant … . BQ Da-Vinci Tablet 7″ […]

Comments are closed.